HANCOCK

*****

Hancock es un héroe moderno, no de esos de los comics con mallas ajustadas y simpáticos calzoncillos sobre los pantalones. Ha cambiado la típica capa por una botella de alcohol de alta graduación y bajo precio y parece que así, durmiendo en los bancos de la calle, le va bien. Entre sus aficiones está también la de seguir salvando el mundo, claro, a pesar de que parece que últimamente no quieren ser salvados. En realidad no es culpa de que la gente sea insensible, es que sus últimos rescates han sido bastante “cuestionables” y su educación en ellos inexistente. Es decir, es el perfecto antihéroe indigente y borracho. Su vida cambiará cuando un publicista decida dar un vuelco a su imagen pública.

La idea es gratamente original, aunque tras haber “sufrido” El Gran Hombre de Japón, pseudodocumental que cuenta la poca aceptación de un mítico héroe nipón que lucha contra monstruos extraños y contra su propia vida personal totalmente hecha un asco, las expectativas puestas en algo parecido en clave de comedia americana con gran presupuesto eran bastante amplias. Era de prever que consiguiera encontrar un equilibrio y, quizás, hacer algo dirigido al gran público. Pero en realidad no lo consigue. Tampoco es que se centre en exceso en esos momentos de introspección del típico superhéroe, cosa que Los Increíbles conseguía con una gracia casi magistral, aunque hace un breve y fugaz conato de intento en su segunda parte que abandona por otro buen puñado de escenas de acción. Hancock toma un camino mucho más enrevesado

No puedo decir que la película no esté bien rodada ni que el guión sea malo, de hecho tiene un giro que, mira que cuesta reconocerlo, no esperaba (lo achacaré a estar programada en Mode American On), sus actores son, en la medida de sus posibilidades bastante decentes: Will Smith en lo suyo, Charlize Theron guapísima y el rescatado Jason Bateman bastante cómico pero hay algo en la estructura que no acaba de encajar del todo.

Su director ha optado por un estilo visual crudo y directo, planos muy cortos en intimistas con cámara no fija que resultaban a veces más propios de una película de Michael Mann (en la época en la que ponía la cámara en lugares raros e insospechados regalando planos extraños y casualmente su productor) que de una peli de acción.

Además la combinación: 80% de acción, 10% drama y 10% de humor, quizás no es lo que el espectador esperaba. Así que supongo que ese sabor a rancio que deja la película que a pesar de durar 90 minutos parece alargarse una eternidad es debido a que la parodia en clave “seria” propuesta no es quizás lo que esperaban encontrar sus espectadores. Me pregunto cual sería la concepción de la misma si en realidad el flaco favor de la promoción como comedia hubiera ido por otros derroteros. Quizás me hubiera reído más, quizás me hubiera gustado más o simplemente quizás, si la veo de nuevo, sabiendo lo que me van a servir pudiera estar hablando de una película totalmente diferente. Pero en realidad lo que le falta a Hancock en el perfecto villano, de forma que su coraza de héroe se queda reblandecida para luchar en general contra delincuentes de medio pelo que no serían un gran rival. En este camino hacia el drama olvidaron que un héroe no es nada sin su némesis, no lo digo yo , lo dice Samuel L. Jackson en El Protegido.

PROS: Que Will Smith sigue cayendo simpático.

CONTRAS: Que no acaba de aprovechar todas las posibilidades que tenía en sus manos.


NOTA CURIOSA: Atención a los carteles que aparecen a continuación. ¿Qué ciudades se reflejan en las gafas de Will? Curiosa promoción de la Sony que, por cierto, suele pasar desapercibida. Vía Sin Pelos en la Lengua.



Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Coincidimos bastante en el comentario, para mi también es una película que parte con una buena idea de la que no logra sacar todo el jugo que hay en ella.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que el giro argumental no se espera, sin contar con que la Theron, está todo el rato echando extrañas miraditas a Will Smith... pero, ni siquiera la acción me convenció y no fue tan abundante... además, creo que me reí mucho pq la gente que estaba en la sala se partía de risa con todo y se me contagiaba, aunque no me hiciera especial gracia :S

    peli desaprovechada..

    1 saludo

    ResponderEliminar