Leticia Dolera VS Aina Clotet

8.2.19 Ana Belén Pacheco 0 Comentarios

Hace mucho tiempo que estaba pensando en escribir esta entrada... pero entre unas cosas y otras iba dejando pasar los acontecimientos y lo dejaba relegado a la reflexión producto de cada nuevo acontecimiento. Como blog de cine que habla sobre todo de maternidad y de feminismo es un tema que no podía dejar pasar. Básicamente porque estos son mis dos grandes pasiones y además el cine. El tema en cuestión no es otro que la movida entre Leticia Dolera y Aina Clotet.

Empecemos por el principio, Leticia Dolera es una actriz española que recientemente se ha pasado a la dirección y realización de largos y cortos con bastante solvencia. De un tiempo a esta parte también ha desarrollado de forma paralela una carrera en la divulgación del feminismo que culmina con la publicación de libro Morder la Manzana publicado por Planeta y que es sorprendentemente bueno. Ahora mismo está en postproducción de su nueva seríe para Movistar + llamada Déjate llevar. La serie cuenta la historia entrelazada de varias mujeres y su manera de ver la vida. Uno de los personajes principales iba a ser para Aina hasta que esta comunicó que estaba embarazada y Leticia decidió prescindir de sus servicios. Desde entonces, bueno, digamos desde que Aina decidió montar el pollo que es mucho después de lo razonable, se ha comentado mucho sobre esta decisión y como las opiniones son como los culos, pues todo el mundo tiene una. Yo tengo la mía y voy a intentar argumentar lo que pienso, como feminista, de esta compleja situación y de todos los opiniologos que han salido al paso para apoyar a una y otra artista. 

 La producción de una serie no es fácil. Conseguir dinero y productora es, generalmente, lo más difícil y en esta parte ajustar los presupuestos y echarle imaginación suele ser primordial. Vamos a presuponer que todos nosotros tenemos un presupuesto para realizar una película. Del tema que queramos. Realizamos toda la preproducción y montamos un casting bastante majo, hacemos pruebas y seleccionamos papeles para una serie cuyos personajes hemos creado con todo el cariño del mundo. unos personajes que pueden representarnos o pueden personificar cosas diferentes a nosotros pero que a fin de cuentas son , a todas luces, personas reales desde el momento en que el papel se convierte en un proyecto sólido. Pongamos que al poco de empezar la producción una actriz con un alto componente erótico en la serie se queda embarazada. la previsión de rodaje se nos va a dentro de 4 o 5 meses. Lo cual quiere decir que si hay que rodar una escena extra o se retrasa nos encontramos con un bombo considerable. ¿En este caso qué harías? 

 Pues como en cualquier profesión si las condiciones cambian se puede rescindir un contrato. Pongamos ejemplos más pueriles para los que no estamos acostumbrados al mundo del cine. Digamos que has hecho una entrevista de trabajo donde juras y perjuras que hablas perfectamente inglés y un día antes de incorporarte te llama por teléfono el Manager de UK para hablar y conocerte. Tu nivel de inglés es , por poner un equivalente, el de un niño de segundo de la ESO. El Manager en una llamada te pone de patitas en la calle sin pestañear y no pasa nada. Básicamente porque no eres válido para el papel que debes desempeñar. Pongamos que la muchacha se hubiera roto a pierna por siete sitios diferentes esquiando. Posiblemente la reacción de la directora sería exactamente la misma, pero la de la despedida no, porque se considera que un accidente en la nieve no es lo mismo que un bebé. Pero en realidad en una profesión que depende totalmente de tu apariencia en realidad es igual de importante que mentir con tu nivel de inglés. Ricemos el rizo. Digamos que una actriz es contratada para hacer de abuela en una película. La muchacha decide que es un momento excelente para ponerse botox , colágeno y mil cosas en la cara y acaba pareciendo una chica de 15 años. Seamos sinceros, a no ser que eso lo haga Julia Roberts, que lo vale, pues se cambia de persona porque su circunstancia ha cambiado desde el momento de la contratación. 

Con esto no quiero decir que lo que hizo Leticia estuviera bien, digo que lo que hace este caso diferente es que ella defiende el feminismo y eso se ha usado en su contra. Si esto hubiera pasado con Pepita Pérez , directora de lo que sea, no había sido noticia. 

Pasamos al segundo punto. La actriz sacó un comunicado indignada mucho después de que la producción empezase. No digo que la carrera de Aina sea desdeñable, pero es cierto que fuera del entorno de Cataluña se nos hace difícil reconocer a la chiquilla, después de esto al menos su nombre nos suena. ¿Sacó provecho de la situación? Pues habrá que verlo con cifras en la mano y analizando sus futuras intervenciones. De momento la filtración de la noticia a destiempo y parcial no es de lo más honesto.
Parece ser que Leticia Dolera, al enterarse de su estado intentó darle un personaje episódico en la serie. Valorando la imposibilidad de adaptar los tiempo de rodaje y el papel a su nuevo estado (cosa que no puedo analizar hasta el estreno de la serie) y esta se negó a aceptar. Más tarde intentó que se realizaran cambios en planos e incluso Clotet propuso renunciar a su sueldo para incluir efectos especiales y ocultar su barriga. Llámame loca pero esto en la industria española es inviable.
En este momento aparecen artistas como Melani Olivares salieron a defender a la damnificada recordando que en su serie cuando ella se quedó embarazada se hizo lo imposible para su permanencia en el papel. Seamos realistas, su personaje, principal, en una serie de emisión durante años, se queda embarazada en la penúltima temporada. La serie se emitió durante 10 años. Es decir, al octavo año la chiquilla tenía bombo y obviamente se hizo lo imposible para que pudiera continuar. No hablamos de una serie de nueva creación y autoconclusiva. No es lo mismo. Tampoco lo es cuando lo hicieron en Friends o con Penélope Cruz en Los Piratas del Caribe pero todos sabemos lo ridículo que quedan esos planos y lo que cuesta retocar eso digitalmente. Una serie como esta ¿Lo podría haber soportado? Eso nunca lo sabremos pero yo lo dudo mucho. 

Seguimos con el culebrón. A pesar de que me parece super inteligente la reacción de callar y huir de Leticia Dolera para hacer que se apague la historia lo más rápido que pueda sigue metiendo la pata y... pues el tema vuelve a salir. Quiero decir que los chistes que se han dado en los premios Feroz (por poner un ejemplo) son algo bastante penoso pero obviamente como personaje público se expone a ellos. Lo que sí tenía que hacer Leti, permitirme que lo diga así por el cariño que me despierta ella como persona, es tener medida en sus opiniones. Como feminista se le pregunta continuamente por determinados temas y como tía lista, que estoy segura que es, a veces no es necesario aprovechar la rabiosa actualidad para dar tu opinión. Hay que tener cabeza fría y sosegadamente meditar cada cosa que dices. Porque como estandarte del feminismo que eres, tienes también una responsabilidad. Me refiero a cagadas tan memorables como sumarse al carro de acusar a Morgan Freeman en pleno movimiento #MeToo es muy tentador, entiendo que criticar a VOX en los Goya es uan caramelo en dulce... Pero es mucho más elegante y sensato dejar pasar el tiempo y comentar con un simple: "La justicia debe investigar para que no se den casos de este tipo y todos los involucrados tengan sus derechos" o "prefiero no hablar de VOX". Me viene a la cabeza cuando Susan Sarandon visitó Sitges hace un par de años en plena movida catalanista y le preguntaron todos los medios sobre el tema. Contestó diciendo que no tenía información suficiente para tener una opinión critica y argumentada del caso. Susan Sarandon tiene opiniones políticas fuertes y contundentes pero no es una insensata. 

Entonces, ¿Todo esto para qué? Pues porque a veces hay que ser un poco crítico con todo. No vale leer un titular o un comunicado y sacarlo de contexto. Leamos los dos comunicados, el de Aina y el de Dolera. Analicemos con detalle las circunstancias y las necesidades de una producción televisiva, seamos empáticos con ambas partes y decidamos, siempre desde el respeto, cual es nuestra posición.

  Y recordad, como le pasó a Dolera con Freeman, que puede que mañana haya una nueva información que haga que nos tengamos que comer nuestras palabras. 

0 Opiniones Constructivas: