Apollo 11

8.6.19 Ana Belén Pacheco 0 Comentarios


Título Original: Apollo 11
Año: 2019
Duración: 90 min.
País:  EEUU
Dirección: Todd Miller

Música: Matt Morton

Productora: CNN Films / Statement pictures
Género: Documental / Aventura Espacial




 A Contracorriente organizó el pasado 4 de Junio un pase para visionar un nuevo documental basado en la aventura espacial del Apollo 11. El estreno coincide con el 50 aniversario de la misión que tenía como objetivo de mandar tres hombres a la superficie lunar y hacerlos regresar excelentemente en salud nuevamente al planeta Tierra.

 Formaban la tripulación el comandante Neil A. Amstrong, el piloto del módulo de mando Michael Collins y el piloto del módulo lunar Edwin E. Aldrin.

 La película se estrenará en cines por tiempo limitado, coincidiendo con los cinco días clave de la misión desde el 16 al 20 de Julio, día que alunizarón.

 El documental está construida en su totalidad a partir de material de archivo, que se abre en su totalidad para la ocasión del aniversario. Un tesoro recién descubierto con imágenes inéditas en 70 mm, y más de 11.000 horas de grabaciones de audios sin catalogar. Gracias a todo esta documentación, notas de prensa y junto al libro Misión la luna ed. Tikal intentaré aportar una máxima exposición del recorrido o trayecto lunar posteriormente ya visionado el documental. El material exclusivo facilitado por la NASA y filmado hasta en 8k para la producción de la película, obtiene una merecida mención a la extraordinaria labor de montaje y edición para organizar y ejecutar el film durante hora y media e intentar sumergirnos en el vuelo espacial de una forma totalmente realista transportándonos hacia una de las hazañas más grande y compleja de la historia humana.


 El vehículo espacial se lanzó desde el Centro Espacial John F. Kennedy, Florida, a las 8.32.00 a.m., franja horaria de la costa Este, el 16 de Julio de 1969. Las actividades son las que recapitulan durante el film realizadas durante la orbitación terrestre, la inyección translunar, el acoplamiento, la separación de la nave y la trayectoria translunar fueron similares a la del anterior Apolo, solamente corrigiendo una corrección durante la fase de trayectoria translunar.


 Desde 1968 a 1972, EEUU lanzó nueve pequeñas naves en dirección a la luna seis de ellas consiguieron aterrizar superando siempre los éxitos del vuelo precedente denominándose "la era dorada de la exploración espacial".  Muchos otros países sobre todo URSS invirtió gran cantidad de rublos y energía en el intento de aterrizar incluso antes que EEUU en su superficie. De todos los acontecimientos precedentes en 1957, el Sputnik 1 fue el de mayor repercusión con el programa de satélites Vanguard acelerando el combate hacia la conquista espacial hasta los años posteriores. El programa Vanguard propuso enviar al espacio un satélite del tamaño de un melón para desesperadamente despegar algo desde una plataforma terrestre. Los retrasos y numerosos fallos eran constantes, saliendo el satélite despedido explotando con una enorme nube de humo incendiada elevándose unas pulgadas de la plataforma. El satélite quedó intacto y se puede visitar en el Museo Nacional del Aire y el Espacio.

 La misión del Apolo 11 fue la undécima de una serie de vuelos que utilizaron la misma tecnología, y fue la primera misión de aterrizaje lunar dentro del programa Apolo. Además, fue la quinta misión tripulada de los módulos de mando y servicio, el tercer vuelo tripulado del módulo lunar. Gracias al enorme material tecnológico y perfecto funcionamiento de la nave, sólo se ha documentado el funcionamiento de aquellos sistemas cuya diferencia respecto de las misiones anteriores fue significativa.

El documental dirigido por Todd Douglas Miller (ganador de un Emmy con "Dinosaur 13") carece totalmente de entrevistas y opiniones, se presentó en la pasada edición del Festival Sundance, donde obtuvo el US Documentary Special Jury Award for Editing. Además, ha recibido una gran acogida por parte de la crítica y del público. Aún así, también mencionan que han aplicado diversas técnicas anteriores de recurso fotográfico para el montaje final,  como la separación de la "primera etapa S-IC del SV recurriendo al material de la misión no tripulada del Apolo IV en 1967.  Por su parte, la separación de la tercera etapa S-IVB fue realmente filmada durante la misión AS-202 de 1966 —retrospectivamente denominada Apolo 3 tras el accidente del Apolo 1".

 Se aprecia momentos de tensión como técnicos trabajando en reparaciones de averías en las válvulas de escape antes del despegue, durante el trayecto desde los barracones hasta la plataforma 39A en la furgoneta de la NASA, todo el audio que se escucha es de locutores y periodistas de la época que narraron espectacularmente la experiencia.

 El Apolo surcó el cielo dejando atrás una multitud de espectadores asombrados a las 9.32 costa Este ganando velocidad agujereando a su paso las nubes que cubrían Cabo Cañaveral. Enseguida la fase SIC agotó sus mas de dos millones de kilos de combustible y se desprendió. La fase SII la reemplazó al instante y el cohete siguió su ascendencia.

 En el momento que finalizó la fase SIVB, se encontraban en órbita terrestre y era idéntico a las simulaciones anteriores. Dos horas y media después, programaron la inyección translunar (TLI). La fase SVIB entró en acción y abandonaron la órbita terrestre. Sólo una de las cuatro correcciones posibles durante la fase translunar fue necesaria.

 En el documental se va apreciando información de numeroso rigor médico mediante constantes vitales de salud u oxígeno hacia la tripulación. La propuesta de seguro para la tripulación cubría todos los daños causados como sonsecuencia del vuelo desde el momento de la entrada en el módulo hasta la finalización de la cuarentena.

 Hora y media después, Collins tomó los controles del módulo de mando y se separó de la fase SIVB (momento visual del Apolo3). En lo alto de esta fase estaba el módulo lunar, el acoplamiento y la extracción se trata y aprecia que es una operación delicadísima, pues el módulo lunar puede resultar dañado irreparablemente. Collins manejó los impulsores con habilidad para hacer unas mínimas correcciones de trayectoria. Mirando a través del visor de cristal se fijó con atención en el objetivo de acoplamiento marcado con una X sobre un círculo blanco. Se fue aproximando, hasta escuchar el roce de ruido metálico cerrando el acoplamiento deslizando la cápsula al frente del módulo de mando por la ranura del módulo lunar.


Durante los peligros del aterrizaje predijeron Thomas Gold (científico y profesor de la Universidad de Cornell) mencionó que era posible que la superficie lunar tuviera una capa de polvo que podría medir más de cuatro metros de profundidad, lo que suponía un riesgo vital para los astronautas, afortunadamente no era ni mucho menos de estas dimensiones.

La nave entró en un punto orbital lunar cuatro horas más tarde de las maniobras de circulación en órbita. El piloto del módulo lunar entró a las 81 horas aprox. para revisar sistemas y la inyección inicial. Después se pusieron los trajes espaciales para terminar el descenso a la superficie lunar a a las 90 o 93 horas y media. El módulo lunar (Eagle) se desacopló a la hora prevista, cercana a las 100. Después de que el piloto del módulo de mando (Columbia) examinara el exterior del lunar, se llevó a cabo una maniobra de separación mediante el sistema de control de reacción del módulo de servicio y que gracias a las imágenes inéditas, recientemente digitalizadas y rediseñadas se percibe a lo grande en la pantalla.

 La maniobra de inserción en órbita de descenso se realizó entre las 101 horas utilizando el sistema de propulsión. Los parámetros de trayectoria fueron los programados y estudiados originalmente. El motor se apagó simultaneamente al aterrizaje lunar en el Mar de la Tranquilidad.

 Después del aterrizaje se llevó una revisión de un par de horas, y tras ella se realizó una desconexión parcial de la nave. Los astronautas prefirieron realizar actividades antes de descanso programado porque se habían adaptado bien a la gravedad lunar, un sexto de la terrestre. Una vez que colocados los sistemas de soporte vital y comprobando que estaba todo correcto el comandante sacó el equipo del módulo y lo abrió en la pasarela de descenso. La cámara de TV situada en el módulo funcionó debidamente y proporcionó una buena cobertura del descenso a la superficie. El comandante recogió material de muestras y, 20 minutos más tarde, el piloto del módulo lunar bajó a la superficie y comenzaron a explorar conjuntamente.

 En esos 20 minutos Amstrong se giró para contemplar la Luna iluminada, la magnífica desolación cuando dijo con sencillez "voy a descender del módulo". Sus botas entraron en contacto con la polvorienta superficie mencionando las aclamadas palabras "Éste es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad". Publicando una de las citas más controvertidas del S.XX, por la confusión entre lo que quería decir y lo que finalmente la equivocación de un salto para el hombre que  comunicó (One giant leap for a man, para el hombre, no for mankind, humanidad) . Ya sobre la luna, Amstrong se quiso asegurar que todo estuviera correcto, comprobó el tren de aterrizaje que podría haber sufrido daños entre tantas rocas y que podría subir por la escalerilla si era necesario. Recogió un puñado de polvo y gravilla, como muestra para su posteriores análisis por si debían partir inmediatamente. Pero todo fue correcto y seguro, la misión y tripulación estaban a salvo y ese rato después se uniría Aldrin en su paseo espacial.

 Durante las dos horas y media del paseo, existen rumores que Buzz Aldrin no hizo una sola fotografía de su compañero suponiendo un enfado por seguirle después, pero dada la delicadeza del asunto y profesionalidad esta hipótesis parece poco problable. sí que las palabras de Aldrin fueron históricsa. (hermoso lugar / magnífica desolación). Las palabras que mejor han descrito la Luna tras todos los viajes partieron de alguien que dista mucho de ser un poeta.

 Durante el periodo de exploración la cámara mostraba la bandera norteamericana clavada en la superficie lunar. También se llevó a cabo el experimento del viento solar para la posterior recogida de datos. Ambos comprobaron su movilidad en la luna, llevaron a cabo la parte de experimentación sísmica y la del reflector láser, recogieron 21,32 kg de material lunar y sacaron numerosas fotografías de las actividades y del medio que se rodeaban. Los astronautas regresaron al módulo lunar tras 2 horas y cuarto de exploración. Houston informó de que el presidente Nixon estaba esperando para felicitarles prepararon los equipos de primeros experimentos EASEP que debía ser colocado sobre terreno firme y llano, dispuesto con gran precisión. Se llevó un análisis detallado de las condiciones del Eagle, módulo lunar regresando cansados pero eufóricos.

 Después de un descanso de 8 horas comenzaron el ascenso según lo previsto. La nave entró en un punto orbital de 48,0 x 9,4 millas, donde tuvo lugar el encuentro idénticamente al pasado Apolo 10.

 Unas cuatro horas más tarde después del ascenso del módulo lunar, el módulo de mando realizó una maniobra de acoplamiento entre las dos naves. La plataforma de ascenso se soltó de la órbita lunar y los módulos de mando y servicio se prepararon tras 135 horas para la inyección transterrestre, bien identificada y separada entre los capítulos durante todo el largometraje.  Las actividades realizadas durante la trayectoria transterrestre fueron similares a las del vuelo translunar. 

 Después de una secuencia de entrada automática y tras preparar el sistema de aterrizaje, el módulo de servicio se separó del módulo de mando cuarto de hora antes de llegar a la interfaz de entrada a 121.920 m de altitud.  El módulo de mando aterrizó en el océano Pacífico y mediante los procedimientos programados consistieron en la intervención del barco de recuperación, USS Hornet, donde se tomaron todas las precauciones de seguridad necesarias para evitar una potencial contaminación por organismos lunares, y tanto la tripulación como las muestras fueron sometidos a cuarentena. Al final de documental se aprecia la presentación de una canción folk que llevaban durante el viaje "Mother Country" de John Stewart.

 Una vez en el Centro Espacial Tripulado, la nave, tripulación (sistema de depuración, correas, sistemas de soporte vital, anilla de sujeción, traje térmico, inyector biomédico, transferencia de orina, bolsillo de gafas, línea de abastecimiento...) y las muestras pasaron al área de cuarentena del Laboratorio de Recibimiento Lunar para continuar exámenes y análisis posteriores al aterrizaje. La tripulación salió de cuarentena el 10 de Agosto de 1969, sin haber mostrado reacciones médicas anómalas.


Immersive VR Education Ltd. desarrolló en 2017 un videojuego que experimenta interactivamente utilizando una mezcla de archivos originales de audio y video, junto con recreaciones precisas de la nave espacial y las ubicaciones acompañando junto a música de inspiración. En el posterior vídeo ofrecemos gracias a la realidad virtual la experiencia simulada hacia la luna.

0 Opiniones Constructivas: