Volando Juntos y el despegue del cine infantil francés

23.1.20 Ana Belén Pacheco 0 Comentarios

Reconozco que me da mucha envidia como afrontan nuestros vecinos galos la producción cinematográfica en su país. La forma en que las leyes aparan y protegen su cine que hace que las producciones lleguen y disfruten de éxito en sus salas y se exporten con facilidad. Que el cupo de cine patrio en las salas sea respetado y querido por todos. Que además no se use en vano, que las películas siempre posean ese encanto y esa habilidad de contar cosas que tanto gustan y que las quieran y respeten. Ojala nos mirásemos más en los países que nos rodean y nuestro cine fuera parecido, más aún cuando vemos las ultimas películas con contenido dirigido a público infantil. Entonces ya si que me da un regusto amargo de impotencia y la envidia torna un poco en odio.


En los últimos años películas deliciosas han llegado a España. todas han triunfado en la taquilla de Francia y en España a menos han tenido un discreto pero contundente acogimiento. Por citar algunas la última aventura de Asterix, la reciente Mia y el león blanco y ahora Volando Juntos. todas ellas con inspiración en preciosas historias que hacen que acompañar a los niños en su descubrimiento del cine sea una delicia. En esta ocasión de la mano de Nicolas Vanier, director , escritor y aventurero que ha firmado cintas como El último cazador, Belle y Sebastian o La escuela de la vida, todas ellas con un mensaje positivo, un sentido de la naturaleza y un amor por el entorno impecable.

En esta ocasión conocemos a Christian, un científico que vive en las marismas y se dedica en cuerpo y alma a intentar proteger a las especies que la pueblan, en concreto a los gansos salvajes y diseña para ello una ruta que puede ayudarles a conseguir realizar su viaje de forma segura. En medio de esta peculiar misión su exmujer le deja al cuidado de su hijo, un díscolo adolescente que se resiste a vivir en esa pesadilla sin wifi hasta que se convierte en el padre de una nueva camada de patos a los que comienzan a adiestrar.Padre e hijo se conocen poco a poco en un viaje emocional y físico que les lleva al norte de Europa donde ambos comienzan una aventura épica basada en hechos reales que pondría la piel de gallina a la misma Greta Thunberg.

Las cifras alcanzadas por la cinta no son nada desdeñables y como título familiar consiguió hacer soñar a una generación en su estreno este verano en Francia. Ahora llega a nuestro país y os recomendamos que llevéis a las criaturas a verla porque es una cinta que enamora. Posee buen ritmo, un mensaje sencillo y directo, una carga sobre medio ambiente, relaciones familiares, compromiso y alegría de vivir que nos hace mucha falta a todos.

No perdáis de vista el cine francés porque simplemente viene para quedarse más allá de la comedia para adultos del año, ya no sólo hay que esperar la sorpresa gala, también la propuesta familiar. Eso nos llena de alegría porque la diversidad en las salas siempre suma.

0 Opiniones Constructivas: