LA DUQUESA

*****

Empieza a ser algo demasiado habitual ver a Keira Knightley vestida de época luchando con y contra los encorsetados cánones de la época que le toca vivir en cada cinta.

La nueva y flamante Duquesa de Devonshire ha conseguido un cargo de gran honor e importancia, por eso las infidelidades de su marido y sus antojos amatorios son una cuestión menor en su matrimonio de conveniencia. Mientras ella sea capaz de engendrar un varón que herede la fortuna y el título su marido se acoplará a sus ostentosos gustos y su tendencia a ser el centro de la fiesta entreteniéndose con sus múltiples amantes. Cuando se retrasa la llegada del vástago y reaparece un amor de juventud de Georgiana se sirve en bandeja de plata el enfrentamiento entre ella, su marido e incluso la familia dispuestos a recordarle el papel de amante esposa florero que debe conservar.

Y es goza de un plantel de estrellas en los papeles principales, la presencia del siempre estimulante Ralph Fiennes, la interesante Charlotte Rampling o de la estrella en ciernes Dominic Cooper (Mamma Mia!) y la poderosa presión que ejerce la propia Knightley parece suficientemente convincente.

Con una cartelera plagada de dramas de época y biopics varios con mujeres como protagonistas, recordemos la reciente Las hermanas Bolena por poner un ejemplo, este nuevo acercamiento al culebrón no resulta muy novedoso. Sin embargo fue explotado con un envidiable marketing en el país británico que no ha llegado a nuestro país más que en veladas críticas a la cinta como la realizada por Fotogramas estableciendo un paralelismo entre el personaje de Georgiana con el de la desaparecida Princesa de Gales. Y es que el apellido de soltera de la desdichada Georgiana no era otro que Spencer y Lady Di era, como podéis imaginar por la línea del discurso, descendiente directa de esta mujer y compartía con ella bastantes similitudes, y no sólo conyugales. Ambas son mujeres fuertes, con convicciones, y reacias a encasillarse en un estilo de vida otorgado directamente por el cargo que han ostentado, seductoras consiguieron seducir a toda la época en la que vivieron y lucharon contra matrimonios abocados al fracaso.

Vista así la película puede tener un morbo añadido pero no lo suficientemente concreto como para despertar un gran interés y la historia se hace demasiado aburrida y tendente al cliché desde los primeros instantes de metraje. E incluso el discurso feminista, velado por los planos preciosistas resulta poco conmovedor.

El biopic de época no goza de su mejor momento y es loable el intento del casi desconocido Saul Dibb de rescatarlo. La lastima es que acabe siendo más interesante contemplar el paisaje delicioso de la Inglaterra de la época que las vidas de sus protagonistas.

La Duquesa es una película condenada a caer en el olvido porque no goza de los elementos épicos necesarios para que sobresalga entre el alubión de cintas semejantes.



PROS: Sus impecables actores y la ambientación cuidada.

CONTRAS: El ritmo pausado y condescendiente que provoca aburrimiento.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario