Lobos Sucios

Película: Lobos sucios.
Director: Simón Casal.
Intérpretes: Marián Álvarez, Manuela Vellés, Isak Ferriz, Pierre Kiwitt, Thomas Courmans.
Proyección: Princesa.
Afluencia: 33 personas.
Valoración: 4.


Me sorprendió gratamente la asistencia de un número significativo a la sala cuando ni siquiera hace quince días en la misma sala había visto el cartel de su próximo estreno y más con un reparto de poco gancho. A pesar de la cantidad de series que se dedican a reflejar nuestra sociedad de principios del siglo XX y la recreación de hechos poco conocidos de nuestra historia me era desconocido el hecho central de la película como es la explotación de una mina de Wolframio en la raya entre Zamora y Orense por parte de alemanes enfrascados en la Segunda Guerra Mundial y que necesitaban el mineral para ganar la contienda. Frente a ellos se encontraba el espionaje aliado. Entre medias se halla la historia basada en hechos reales de dos hermanas que ayudaban a los judíos a huir a
Portugal. Y como añadidos un bosque evocador del realismo mágico galaico y unas relaciones amorosas de distinto cariz. Con todo ello se atreve este director debutante procedente de los los cortos (La película es una dramatización de un cortometraje de Felipe Rodríguez Lameiro) y le puede el exceso de desear contar mucho en poco tiempo y la escasez de presupuesto. Por una parte la historia de los mineros y las luchas de alemanes y espías es la más interesante aunque chirríe la acción. Las historias de amor son poco creíbles y parecen un pegote a lo realmente importante. Lo del realismo mágico queda ridículo, a pesar de lo logrado en el embrujo del bosque, con ciertas reminiscencias a "El renacido". Lo mejor son las actrices donde sorprende muy gratamente Manuela Vellés habituada a pasearse como una cara bonita y Marián Álvarez demuestra con creces que sus premios por "La herida" no fueron flor de un día. Los que les dan la réplica son muy flojos y hasta uno desea que salga de plano cuanto antes. Una obra voluntariosa pero que necesitaba más humildad pero los que empiezan es normal que salgan a arriesgar y, a pesar de aciertos parciales como la temática, las actrices y la acción lo demás queda manifiestamente mejorable.

Julieta

 Película: Julieta.
Director: Pedro Almodóvar.
Intérpretes: Emma Suarez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti.
Proyección: Princesa.
Afluencia: 89 personas.
Valoración: 5.


Es de agradecer que el director manchego en cada película trate de hacer cosas distintas. Y ahora se atreve con un drama tremendo como la ausencia de una hija y cayendo en la cuenta que durante toda su vida vivió con una desconocida, sin aparentes sentimientos ni interacción con el medio. El primer título era más revelador, "Silencio", pero debió renunciar a él por tomarle la delantera Scorsese. Y su idea es ponerse serio con algo poco dado a concesiones escapistas. También debe tratar de recuperarse del fracaso de "Los amantes pasajeros". Me evoca en algunos pasajes a "Todo sobre mi madre" donde también planea la figura de ese padre calamitoso y el afán de contar sobre un ser querido. Como muchas veces arriesga al contar dos historias paarlelas, una en los ochenta de la mano de la algo inexpresiva Adriana Ugarte y en la actualidad con Emma Suarez, fascinante en un personaje transido por el dolor. El cambio de las dos actrices por medio de una toalla es antológico y, mientras la primera parte es más bien sosa y con personajes propios de la mente almodovariana como ese marinero inconstante y esa asistenta (horrible Rossy de Palma) la segunda responde perfectamente al reto de mantener la atención de lo que pasó a esa chica y gana exponencialmente en interés dosificando de forma admirable las pistas y haciéndonos reflexionar sobre la convivencia y la soledad, mayor si cabe si estás con la persona que se cree equivocada. Me chirrían los cambios paisajísticos sobre todo el andaluz, sacando los tópicos de la tierra. Una adaptación sui géneris de Alice Munro, en que no falta el broche final con Chabela Vargas. Cambia... pero menos. Con todo tiene su interés.

El Renacido

Película: El renacido.
Director: Alejandro González Iñárritu.
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck.
Proyección: Princesa.
Afluencia: 38 personas.
Valoración: 5.

Hollywood con esta película demuestra lo mejor y lo peor del cine contemporáneo. Por una parte retoma un tema atractivo como es el tema de la supervivencia y la venganza y lo desarrolla con grandes técnicos, especialmente la fotografía de Emmanuel  Lubezki (justa estatuilla demostrando una enorme personalidad), en apartado musical se halla Ryuchi Sakamoto y actores de primera división como DiCaprio (Gran esfuerzo físico, lo cual es atractivo pero prefiero "El lobo de Wall Stree"). Añade a ello aires ecologistas y cierto aire panteista y un director con un mundo propio en lo posible de estos engranajes. Además sigue la moda de las revisiones de cintas como en este caso "El hombre de una tierra salvaje" con Richard Harris, con escaso presupuesto y cierto tirón de crítica y público, sin olvidar que toma como soporte una novela de M
ichael Punke. Podemos ver escenas de una enorme crudeza (el ataque del oso)  y otras de una enorme belleza (la batalla contra los indios en que casi no se ve al enemigo poniéndonos en una situación que nos podría pasar a nosotros mismos) aunque me quedo con la del caballo en el barranco con su significado religioso de este tiempo pascual (resucitar tras una terrible caída y salir renovado en pos de su objetivo). Pero el guión flojea bastante pues queriendo contar una historia que requiere mucho menos tiempo del que emplea se recrea bastante en aspectos técnicos. Admito que se quieran tomar licencias en esa historia, basada además en hechos reales pero busca lo más digerible y resultón entrando en colisión con la veracidad (la caída, la rotura de pierna que se arregla en nada sin ninguna intervención). Y ésta es la cara negativa del cine actual por lo general poner la carne en el asador pudiendo ser más sencillo y lógico aún a riesgo de la taquilla. Iñárritu, a pesar de sus dos oscar seguidos, se está convirtiendo en un director con síndrome Scorsese, es decir,  su obra es valorada ahora cuando lo mejor lo ha hecho antes. O también puede ser signo de que el séptimo arte no es lo que era y las viejas generaciones, aun bajando el pistón, pueden por lo general con los nuevos directores. Les obra cierto distanciamiento, salvo en la preciosa batalla, mostrando que la violencia puede ser algo fascinante pero da sensación de que hay mucho relleno en esta epopeya. He ahí pues los claroscuros de estos tiempos en las pantallas estadounidenses.

Toro

Película: Toro.
Director: Kike Maíllo.
Intérpretes: Mario Casas, Luis Tosar, José Sacristán, Ingrid García Jonsson, Claudia Canal.
Proyección: Acteón.
Afluencia: 78 personas.
Valoración: 5.

Tras su primera película, "Eva", una obra insólita en el cine español poco daba a la ciencia ficción, con la que ganó el goya a al dirección novel, Kike Maillo se embarca en un proyecto de mayor presupuesto amparado por Atresmedia y Zircone, la productora de Luis Tosar. Y cumple de manera sumisa  lo que piden quienes ponen el dinero, es decir, una acción bastante estilizada en lo que han trabajado últimamente estos grupos explorando terrenos anteriormente poco transitados pero ahora se ven con mayor frecuencia. La historia no ofrece grandes novedades pues es el deseo de redención de un preso pero se ve entorpecido por su hermano y su "padre" en el delito. A partir de aquí acción trepidante con sangre a raudales, traiciones mentiras, hipocresías, huidas hacia delante y hacia atrás, muy entretenida pero con poco afán de sorprender como si algo que fue bien anteriormente no hay necesidad de cambiar. Hay frases relevantes como la de España como país de malos hermanos dicha por Sacristán, todo magisterio pero al trantrán. Intenta mezclar delincuencia con religión pero resulta algo chocante y si se quitase daba más interés y vuelo a lo que se ve.

Me gusta el papel de la chica, buen debut de Claudia Canal, la cual madura a marchas forzadas y debe adaptarse a una realidad cambiante aunque busque esa madre ausente. También destaco esa dirección artística dando importancia esa Costa del Sol con esas edificaciones hijas del desarrollo y. especialmente a ese rellano redondo dónde se hace un gran montaje en las persecuciones, casi con aires de dibujos animados. Luis Tosar enamora en un registro últimamente bastante habitual como ese hombre encantador pero canalla, como salido de "The ellas" (insólito verle bailar un poco sevillanas y con tino). Mario Casas da un paso adelante en su carrera y algo le pegan quienes le acompañan. Pero debe mejorar su vocalización, todo es seguir trabajando. Interesante a ratos pero no deja poso por faltar mayor profundidad.

Tenemos los títulos que invaden la XIII Muestra Syfy Madrid


Este año son más de 20 las sesiones que se dividen entre las salas del Palacio de la Prensa. Algunas en una sola, otras en varias, un autentico despliegue de medios que seguramente requiera una organización titánica en accesos y control de entrada. Pero la cosa promete.

Sabemos los horarios, pero sobre todo nos quedamos con los contenidos. La primera cinta de la muestra a priori puede ser lo mejor que se vea en la misma (ojo, que la hemos visto en Sitges y nos encantó así que no os quedéis sin los abonos). Será The Invitation

También destacamos el fin de fiesta con High Rise, británica. Aunque todo lo que hay en medio promete ser divertido: Green inferno de Roth, The Piper, Bone Tomahawk, Absolutamente Todo y... bueno, Vulcania que dejaremos que toméis partido solitos. 

Los peques podrán empezar a adaptarse al festival con Dentro del Laberinto o El niño y el mundo. ¡Gran homenaje chicos!

Primeras confirmaciones del Syfy 2016


Como todos los años por estas fechas las agendas empiezan avisarnos que se acerca peligrosamente el primer fin de semana de marzo, fecha que desde hace años suele ser la elegida para celebrar la muestra más bizarra pero entretenida de cine de género en la capital, muestra que alcanza este año la cifra de trece ediciones.

Novedades hay muchas. Para empezar nos han dado muchas pistas en el preestreno de The Witch en el evento inaugural del festival. una cinta que abrió Sitges este año y que dejó muy buen sabor de boca por el enfoque, la actuación pero sobre todo enamora por la fotografía. La cita tuvo lugar en el Palacio de la Prensa, nueva sede de la muestra y tercera en lo que lleva de vida. La gran pregunta es ¿satisfará este cine a las masas de frikis? Esperamos que si porque de base tiene más localidades y los sold outs de algunas sesiones pueden demorarse un poco para los rezagados, porque no nos molestarán los flashmob y eventos publicitarios varios que invadían la plaza de Callao y a veces dificultaban la cola o las proyecciones (recuerdo especialemnte desagradable escuchar los gritos de la calle de la gente bailando al peli de Almodovar mientras emitían en la sala Wolf Children hace casi tres años). 

Más novedades que molan, y mucho. La sección de Syfy Kids aumenta. Confirmada de momento El niño y el mundo , nominada a los Oscars, esperamos que se sumen muchas porque los frikis ya empiezan a tener hijos (sobre todo los que llevamos desde las primeras ediciones dándolo todo fieles a la muestra).

De las cintas confirmadas sólo sabemos unas pocas. Todas pasaron por Sitges este año y ya os adelantamos que no so podéis perder The Invitation, que tarda en arrancar pero es un peliculón, nos quedamos con ganas de ver Absolutamente Todo con el gamberro Simon Pegg y ya tenemos cinta española, Vulcania, que os aviso, no es que sea el colmo del ritmo y la diversión. Sin spoilers y desde el amor al cine. Para completar el adelanto sólo han desvelado un título más: Bone Tomahawk.

Dentro de nada sacarán más datos y saldrán a la venta los preciados abonos y entradas individuales. Atentos que os lo contaremos todo. De momento save the date: del 3 al 6 de marzo en el Palacio de la Prensa. 

¡Nos vemos frikis!

Más info: 
www.syfy.es/muestra, 
facebook.com/syfy.es 
@Syfy_Spain 
con la etiqueta  #MuestraSyfy

Truman


Película: Truman. 
Director: Cesc Gay.
Intérpretes: Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi, Elvira Mínguez, Javier Gutiérrez. 
Proyección: Renoir.
Afluencia: 41 personas. 
Valoración: 6. 

Nada más comenzar la película veo dos paradojas. Por un lado el personaje de Ricardo Darín es un actor argentino afincado en España (un guiño a "Arte") y por otro el de Javier Cámara vive fuera de nuestras fronteras, en Canadá concretamente (otro a "Mi Vida sin mí" donde participa y rodada en ese país y de parecida temática a la obra que comento). En las pantallas ya se va haciendo normal hablar de la muerte desde perspectivas diferentes como el melodrama añejo ("Amarga victoria" de Bette Davis) o el tremendismo salpicado de humor ("Mar adentro") o aires filosóficos propios de las películas de Bergman o el porqué de tal deceso ("La habitación del hijo"). Aquí el director opta por el humor dentro de los problemas que se suceden ante el próximo fallecimiento (a quién dejar el perro, preparar el entierro, ver a ese hijo lejano...) y lo hace en en ese aspecto de forma brillante con situaciones conseguidas y que se presentan en la vida real. Transcurre la cinta como una serie de postales en que los protagonistas se cruzan con diferentes personajes interpretados por actores de categoría como Alex Brendemuhl, José Luis Gómez, Javier Gutiérrez y el más logrado, el de Elvira Mínguez.

Pero frente a una idea muy bien cuidada, alejado de todo tufo moralista y teatral se produce el naufragio en la historia de los dos amigos una trama poco explicada y que no hace entender las paradojas de las que hablaba al principio. Cesc Gay quiere basar todo en la química entre los actores ya vistos juntos en la anterior obra de este director, "Una pistola en cada mano", de la que también retoma la intervención de personajes episódicos. También aparecen situaciones absurdas (la relación entre Javier Cámara y Dolores Fonzi) pero con todo no deja de ser una obra con logradas pretensiones y con un carácter maduro que la hace interesante.

El puente de los espías

Película; El puente de los espías.
Director: Steven Spielberg.
Intérpretes: Tom Hanks, Mark Rylance, Amy Ryan, Sebastian Koch, Alan Alda.
Proyección: Verdi.
Afluencia: 75 personas.
Valoración: 6.


El comienzo y el final son un prodigio que demuestra la grandeza de Spielberg en su romance con el público y su clasicismo haría una obra prodigiosa. El presentar el tema y su resolución con un suspense que deja sin respiración aunque sabemos el final pues está bsado en hechos reales ya justifican ver esta película. También es reconocible en la escena del avión derribado, ese personaje interpretado por un solvente Tom Hanks enfrentado al sistema y una revisión histórica marca de la casa. En esta ocasión en la Guerra Fría en los primeros sesenta con la defensa de un espía ruso en plena caza de brujas y el posterior canje. La trama es entretenida y tiene mérito en un género que suele ser muy árido y una época antipática para rodar. Pero le falta mayor profundidad y dar más empaque a los personajes pues a veces, especialmente las mujeres son bastante caricaturescas y encima muy mal interpretadas.

Es una pena que siendo un guión de los Coen falte más ironía aunque uno ve sus huellas en ese espía ruso (muy bien Rylander) humano, amigo de la pintura, una persona bastante normal por lo que se agradece esa humanización y capaz de entablar una relación amistosa con ese abogado defensor a regañadientes.. El antiguo rey Midas de Hollywood no logra trascender el maniqueísmo entre esos mundos antagónicos y no es capaz de crear la asfixia existente en la época de McArthur salvo en unas pocas escenas que no dejan de ser algo anecdótico. Hay una producción esmerada en la creación de ambientes con una fotografía de Kaminski espléndida que demuestra el porqué Estados Unidos es la Meca del Cine pero debe trascender el mero entretenimiento y arriesgar. Con todo se deja ver.

La Playa de los Ahogados

Película: La playa de los ahogados.
Director: Gerardo Herrero.
Intérpretes: Carmelo Gómez, Antonio Garrido, Luis Zahera, Marta Larralde, Celia Freijeiro, Tamar Novas, Pedro Alonso.
Proyección; Princesa.
Afluencia: 74 personas.
Valoración: 5.


La película toma como soporte una novela de Domingo Villar, también guionista junto a Felipe Vega, un clásico misterio, con la particularidad de que la acción transcurre en la costa, en el mundo de los pescadores, en Nigrán. Con la aparición del cadáver de un pescador en las rocas con las manos atadas se desarrolla una trama, que llevará a casos olvidados en el tiempo como un naufragio y la desaparición de una mujer, todo ello sucedido hace once años. El investigador que lleva el caso es amable, bien vestido, soltero y dedicado a su padre y tío fuera de su exhaustivo trabajo y le da vida de manera convincente Carmelo Gómez. Tiene por compañero en sus pesquisas a un andaluz, instalado en la tierra más cáustico, recio y descuidado y le da vida un aceptable Antonio Garrido. La trama es entretenida, muy hablada y con las sorpresas en su sitio hasta llegar al final más dinámico y con un final a lo Agatha Christie con reunión de los posibles implicados. La adaptación es correcta y se cuenta en cuatro capítulos. Da la impresión de que Gerardo Herrero, productor de "El secreto de sus ojos", "Martín Hache" o "Guantanamera" va a lo seguro trabajando con personas con las que ya ha coincidido en diferentes rodajes y buscando gente de la tierra. Pero por esa conformidad no saca partido al ambiente, aunque se pongan elementos como alguna frase en gallego, lonjas, comida, supersticiones. Parece una historia con adornos en vez de salida de las entrañas. Sobra la vida privada de los policías pues se notan sus características con sus diálogos y el rebobinar el pasado. Podía dar más profundidad con ese tiempo perdido a los personajes secundarios que se quedan en pinceladas y el desaprovechar a actores como Celso Bugallo o María Vázquez. La Galicia que se ve en la pantalla se aleja de lo folclórico y nos ofrece una fotografía y dirección artística en su sitio, quizás con la intención de no destacar para dar realce a lo que se cuenta. Pero una película debe ser mucho más que un argumento o un libro dialogado con actores. Pero no quiero dejar de destacar el gran trabajo de Luis Zahera como el pescador esquivo que hace subir el interés en la trama. Un actor grande pero poco conocido a nivel nacional y que vive entre los secundarios habitualmente.  Se pasa el tiempo volando viendo este film pero no deja poso salvo que incide en elementos de actualidad como el auge de los bodegueros o esas casas espectaculares más dignas de un publirreportaje.

Irrational man

Película: Irrational man.
Director Woody Allen.
Intérpretes: Joaquin Phoenix, Emma Stone, Jamie Blackley, Parker Posey,Ethan Phillips.
Proyección: Renoir
Afluencia: 36 personas.
Valoración: 7.

La banalización de la vida humana es algo presente en nuestras conversaciones, como si el otro fuese un muñeco o un ente sin voluntad propia. Por ahí transcurre la nueva entrega del siempre fiel a sí mismo Woody Allen. En esta ocasión se centra en un profesor de Filosofía, hecho una calamidad y aficionado a la bebida de manera discreta (esa petaca...) que llega a otro lugar y es el centro de atención de una profesora y una inquieta alumna. Pero poco cambia hasta que oye una conversación y su vida cobra nuevos y peligrosos alicientes. Hace un guiño a su querencia en los años setenta por Bergman y la Filosofía y retoma temas recientes como en "Blue Jasmine" (una vida sin sentido y cambio de lugar) o a Hitchcock ("Extraños en un tren" y en el final "La sombra de una duda".

Con todos estos mimbres hace una película bien hilvanada sabiendo relacionar situaciones tan ajenas las unas de las otras y le da una cierta lógica. Consigue su afán de entretener y dejar de paso enseñanzas sobre lo que es la vida y lo que es el pasar del dicho al hecho y sus consecuencias. Hay humor, especialmente al principio e ironía, marca de la casa, pero falta más cuidado en las situaciones, no dejarse llevar, que es riesgo de rodar año a año. Los actores se muestran correctos, destacando una efervescente Emma Stone, que no me extraña sea considerada su nueva musa. Pero los secundarios parecen sombras, faltos de carisma y chicha;  por ello la cinta se resiente y deja el poso de un divertimento llevadero pero liviano. Lo importante es que logra que el tiempo sea rápido y con un aroma entrañable propio de la obra del director de Nueva York,lo cual provoca que tenga sus seguidores y esperen su nueva película con ilusión.