LA MUERTE DEL CINE

Pertenezco a una generación que vivió la desaparición de cines. Cuando yo nací la mayoría de las Salas de Barrio se convirtieron en Bingos. Fue lamentable. Y he visto morir los cines de verano con pena y nostalgia recordando las sesiones de James Bond y de Bruce Lee que viví en mi infancia.


Cuando empecé a tomar mi dosis de metraje semanal por iniciativa propia, por decirlo de forma comprensible, cuando empezó la adicción muchas de esas salas reabrieron o las grandes se convirtieron en Minicines (que no multicines aún).


Ahora he leído en la prensa que 17 salas se han cerrado en Madrid y la culpa parece que sólo es que la gente descarga las películas de la red. No estoy de acuerdo. Creo que el amante del cine va a ver las películas en pantalla grande y aprovecha a descargarse las que no piensa ver pagando. Es decir, el consumidor de cine, al igual que el consumidor de música sigue comprando lo que compraba antes. aunque descargue. Me gustaría que para variar alguien hablara de que ir al cine cuesta ya más de 6€ y que para los bolsillos de jóvenes y parados es una cifra la mar de dolorosa.


Las estadísticas dicen que un español suele ir a las salas de proyección una media de dos veces al año. Yo suelo ir eso casi a la semana así que me siento orgullosa de ayudar a subir la media aún a costa de mi bolsillo. Y a pesar de ello algunas películas las descargo por razones diferentes a las que indican las encuestas. Me gusta el cine en Versión Original y hay pocas salas, con mala comunicación y no con las películas que yo quiero ver (y suelen ser más caras que las salas normales) así que a pesar de ir al cine muy a menudo decido sobre lo que quiero ver en una sala y lo que quiero ver en mi casa y no es por mi afán de hundir la industria del cine.


En mi antiguo barrio han cerrado todos los cines. El España que vi convertirse en Bingo y volver a ser cine es ahora un solar. El Florida se destruyó para hacer un Casino y se reconstruyó la sala (la inauguraron con La Sirenita) y volvió a cerrar. En mi barrio actual (Moratalaz) no hay salas. Antes iba a Goya pero se han quedado sin el Tivoli (será derribado) y el Benlliure (a cambio dos salas una de minicines y otra de la cadena Renoir no las han conseguido suplir con el éxito esperado). En Gran Vía es aún peor. Muchos son ahora teatros como el Lope de Vega, el Imperial, el Coliseum o el Real Cinema. Peor destino corren el Avenida (futuro centro comercial) o el Palacio de la Música que ya ha solicitado su cierre.


¿No hay gente dispuesta a pagar por ir al cine? No lo creo. Hace poco visité a unos amigos en Irlanda donde me enseñaron una Tarjeta de Fidelidad. Por 20€ al mes pueden asistir a cualquier sesión cualquier día de la semana, en Irlanda una entrada ordinaria vale 9€. ¿Por qué no se implanta algo parecido en España? ¿Es acaso imposible? Bien, entonces tengo otra sugerencia. En Londres las tarjetas eran más económicas (25 libras anuales) y permitían ir al cine todos los días a mitad de precio y regalaban entradas para estrenos y además te regalaban las tres primeras entradas (a 6 libras cada una = 18 libras amortizadas directamente) , en España lo más que tenemos es tarjetas de fidelidad que cada quince visitas te permiten asistir a una proyección gratis (sólo en Cinesa). No creo que no sea posible, creo que a nadie le interesa una "tarifa plana" a pesar de que se asegurarían ingresos fijos cada mes esas salas que se quejan tanto porque les obligan a poner películas españolas. ¡Genial! Pones cine español, según tú no lo ven y cobras igual. Todos ganamos, ¿no?


Si me preguntan a quien perjudican las descargas de Internet la respuesta es clara. A los videoclubs. Nadie se ha dado cuenta de que ahora son tapaderas para liberalizar móviles y vender cachivaches. No hay películas de alquiler. Un alquiler vale del orden de 10€ el fin de semana. A mi me parece una tomadura de pelo ya que en unos meses compras la película en DVD por ese precio. Así que tampoco es que estén libres de culpa con esos precios.


No voy a defender la piratería pero sin duda no pienso condenarla hasta que las opciones sean razonables. Y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.



Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

7 Opiniones Constructivas :

  1. No creo que haya meas que añadir a tu post. Estoy de acuerdo.
    Sólo quería decirte que mirases la sección que Mel, dedica cada año al Festival de Cine Alcances, en Cádiz. De la primera viñeta que me acordado al leer tu post, ha sido esta:

    http://elchistedemel.blogspot.com/2007/09/alcances_17.html

    Echale un vistazo a las demás,,, no tienen desperdicio! XDD

    ResponderEliminar
  2. Yo voy mucho menos al cine ahora que antes, una parte es por los precios que tienen, por la lejanía, (tienes que coger el coche para ir a una sala decente porque apenas llega el transporte público, y la otra, es porque no tengo tiempo, mi vida es estresante, poco tiempo me da de ir a sentarme al cine, pero cuando una peli vale la pena, intento sacar tiempo de donde sea para ir a verla, es mas, he ido a la sesión de las doce de la mañana un domingo, la mejor de todas, todos los asientos para ti, para que eligas, y en el parking, solo tu coche.... vamos, como estar en casa, pero con pantalla ultragrande!

    ResponderEliminar
  3. ay dios! odio escribirte con el portatil!!! siempre hace lo que le da la gana y escribe como quiere!!! YO no queria escribir elijas con g, que lo sepas!!!

    ResponderEliminar
  4. Tienes más razón que una santa, cuando era pequeño, ir a la gran vía era casi una experiencia religiosa (jaja), recuerdo que poco antes de que mi padre aparcara el coche en el parking de la Plaza Mayor ya me ponía nervioso... Recuerdo ir al cine de peque con mi padre y mi hermana, con mis tías cuando sacaba buenas notas (eran las de menos, pq siempre he sido mal estudiante...) y como al caminar por las calles esos carteles hechos a mano parecían contar los retazos de la historia, como con los ojos como platos veía una y otra vez las carteleras (o fotocromos que creo que los llaman ahora...), cierto es que tras pasar por el avenida y verla cerrada, (fui alli a ver "premonición" de "La bullock") sentí que algo se rompía, y que por desgracia, y culpando siempre a los de siempre, se enriquecen los mismos...

    Triste, pero real

    ResponderEliminar
  5. Hola querido Stipey

    ya sabes que los desplazamientos de horas son el pan nuestro de cada día en nuestra qyuerida capital. Ir al cine es comparable aún hoy en día a irse de excursión alcampo. Te vas toda la tarde y desembolsas una cantidad infame de dinero.

    En todo caso sólo escribía para decirte que siento en el alma que la última película que vieses en el Cine Avenida haya sido Premonition. Encima de cerrar un cine mítico te dejará peor sabor de boca. Y lo que es peor, cada vez que pases por delante verás la "esquela" de los carteles gigantes que han dejado a este dinosaurio de las salas de cine de la Gran Via.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Bueno Ana, bueno, también alli he visto "Big Fish" "Superman Returns" o "Los increíbles", "Lilo & Stitch" "Harry Potter y el caliz de fuego"... esta misma tarde he pasado por la puerta del "ya difunto" cine Avenida y he estado haciendo memoria de las películas que había visto alli...

    Lástima que cada vez queden menos cines en el centro de "nuestro" Madrid.

    Gracias por el comentario que has dejado en mi página

    Y espero que pases por el foro de muchocine.net, donde además he hecho eco de tu sensacional artículo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ana Belén, te leí a través de Muchocine y me resultaste clara y concisa, cosa que se agradece. Empatizo con tu sentir sobre los cambios en la forma de ver cine y la hipocresía moralizante que se nos hace colar a cambio de escasez de servicios económicos para difundir la cultura cinematográfica.

    Un saludo y ánimo con el blog. Yo me dejaré caer de vez en cuando.

    OjO de buey

    ResponderEliminar