CHARLTON HESTON. LEYENDA Y MITO POR ENCIMA DE TODO

Estaba meditando sobre la necesidad de escribir este post o no. Hay poderosas razones para no hacerlo:


1.- Desde el fallecimiento del señor Ledger no han dejado de caer como moscas y esto se puede convertir en una especie de sección de esquelas.


2.- Han muerto en ese periodo personas que también merecían estas líneas y no fueron dedicadas (como Anthony Minghella, Rafael Azcona, …)


Pero al final pudieron otras razones, otras mucho más poderosas y sobre todo tras la mala prensa que estos días ha surgido en torno a un mito que pasó ya a ser parte de la leyenda. Cosas que me han indignado y animado a poner un poco de coherencia (y por qué no un poco de mala leche destinada directamente a M. Moore último culpable de asesinar un mito sin armas pero con bastante mala chufa).


Por eso me quiero acordar de la primera vez que vi Ben Hur. Ese señor con cuerpo atlético cabalgando sobre su cuadriga y consiguiendo despreciar a toda la civilización romana. La victoria contra Mesala marcaba un hito en cada Semana Santa que se precie y le dio el único Oscar de su carrera además de dejar grandes imágenes en nuestras retinas. Fue grande, si señor, muy grande.


Pero ¿Qué me dicen de su Planeta de los Simios? Hartos como estamos de ver la foto del famoso beso con la Doctora-Orangután que causó tanto revuelo e su momento como el beso del Gere a la estrella de Bollywood de turno. Pero ese beso casto interespecies marcó también un mito en el cine de Ciencia Ficción. Parodiemos su escena de la playa frente a la escena de la Estatua de la Libertad y despotriquemos por los indicios “proamericanos” del Hollywood de la época pero reto a cualquiera a que diga un momento más emocionante en la historia del cine que ese hombre destrozado por lo que su especie había conseguido (y omito intencionadamente la existencia del infame remake que ni el mismo Burton pudo salvar).


Charlton Heston fue un caballero del cine artesano, de ese cine que se podía hacer con cuatro perras gordas y se llamaba gran producción. Fue un actor que rodó en España y seguramente disfrutó de la buena vida durante los rodajes como no está escrito. Trabajó con los mejores (Orson Wells, Cecil B. DeMille,…) y nos regaló interpretaciones y cintas como pocas que se estrenen en las salas en nuestros días.


Fue quien quiso: Moisés, Miguel Angel, El Cid, Marco Antonio y Richelieu. Fue un héroe en Terremoto y Aeropuero 75. Fue un galán. Lo fue todo.


Aunque ahora parece que para algunos con pluma veloz fue algo totalmente diferente cuando se han puesto a escribir sobre su vida.


Fallece a los 84 años y de lo que no cabe duda es que la politización de su imagen sólo puede hacer al cinéfilo abogar por una cosa: El reconocimiento de una de las mejores y más interesantes carreras de cine de todos los tiempos.


Eras grande Charlton, lo sigues siendo.


Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

6 Opiniones Constructivas :

  1. olé, me has emocionado hasta a mí. Toda la razón del mundo, Moore fue ventajista y maniqueo, y logró que todo el mundo odiara a un actor gracias al cual la empresa cinematográfica sobrevivió durante muchos años...

    ResponderEliminar
  2. p.d. soy el único que se entretuvo con el remake de Burton, verdad?

    ResponderEliminar
  3. Spaulding: puede ser :)

    Efectivamente, creo que Heston se merece un homenaje como el tuyo, Ana, y no el de otros que hacen humor fácil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues si, uno de los grandes.

    No juzgo a la persona sino al actor y como tal nos ha dejado un legado valiosísimo que jamás hay que olvidar.

    Excelente post en su memoria.

    Un placer leerte ;)

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Alasgüenas. Creo que a la gente que se dedica al cine o que nos da por "bloguear de cine" lo que nos toca es hablar del actor Heston, o mejor dicho, la superestrella Heston. En mi caso, he de decir que no fue uno de mis preferidos, que me parecía algo rígido en ocasiones, pero aún así tuvo grandes momentos y una carrera absolutamente descomunal. Su despedida actoral, de alguna manera, fue su paso por el "Hamlet" de Kenneth Branagh, en el que rememoraba su gen shakesperiano con una actuación magistral. En cuanto a lo otro, es posible que Moore manipulara, pero también es cierto que si asumes una posición política o un cargo de relevancia pública, como era la presidencia de la ANR, te expones a que tu imagen personal quede sometida al pairo de la opinión pública, y que incluso se imponga a tu carrera profesional. Es un riesgo que él quiso asumir, nadie le puso un rifle en la cabeza (con perdón)... Otra cosa es que se mezclen ambos conceptos, lo cual es un tremendo error en el que han caído algunos medios generalistas. Saludos.

    ResponderEliminar