OVUNQUE SEI

*****

Stefano Accorsi es la única persona que es capaz que la descripción técnica de la emisión y recepción de sonido suene terriblemente sexy. No es un comentario gratuito. Sin el incuestionable atractivo y sobre todo la voz de este actor sería complicado poder concebir esta tierna historia sobre restos del pasado.


Contrario a todo esquema lógico de crítica voy a dar los mínimos datos de su argumento que es una de las principales bazas de Ovunque Sei. Matteo tiene una vida aparentemente perfecta con un trabajo que adora, una mujer con éxito y una preciosa niña hasta que un accidente lo cambia todo.


La delicadeza del realismo mágico inunda todos los planos y cada pequeño indicio que aparece a lo largo del metraje adornando las virtudes y las debilidades de todos los protagonistas. Es un drama con licencias, licencias que resultan vislumbradas entre sueños, juega con fantasías, miedos y anhelos. Simplemente olvida y mezcla la realidad creando un personaje mágico, entrañable y carismático. Matteo es el hombre moderno, el soñador atrapado por la vida diaria que, rodeado de desgracia y sufrimiento, ve la belleza en el amor, un amor duradero y atemporal que le obliga a no abandonar a los suyos.


Magnífica.



PROS: Stefano Accorsi


CONTRAS: Es una pena pero tardas poco en saber que ha sucedido en realidad lo cual rompe la intriga pero no el interés.


PD. Si, no he podido resistirme a poner la dichosa foto. ¡Entiendanme!

Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Buenas,

    no iba a comentar nada, pero viendo lo que has puesto, ¡¡¡un pito!!! La que está liando Zapatero ;-)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Me has preocupado. Realmente... ¿Estás bien? Tienes una señora en bolingas al lado y sólo te has fijado en el pito... ¡Yo me lo hacía mirar Tito!

    ResponderEliminar