ANTES DE QUE EL DIABLO SEPA QUE HAS MUERTO

*****


Desconcertante que su director, Sidney Lumet, que ha descubierto el misterio de la eterna juventud, sea capaz de sorprender a estas alturas con una de las mejores películas de su trayectoria entregándose a un thriller negro poco usual totalmente cimentado en las grandes interpretaciones de sus tres protagonistas masculinos. Ojo una buena película teniendo en cuenta su filmografía y no películas de género contemporáneas ajenas al longevo director.

Con un montaje desestructurado partidista que destila maestría para ir encajando las piezas del puzzle de las miserias familiares y económicas. Dos hermanos deciden solucionar sus problemas económicos robando en la joyería familiar pero sus acciones tiene pronto unas consecuencias terroríficas que pondrán en peligro toda su relación familiar.

No es especialmente brillante en ningún aspecto técnico, ni original en guión o planteamiento e incluso con la nueva moda de dar ese exótico toque a las películas montándolas de forma estrambótica puede parecer que sea medida hasta en ese aparente caos pero en realidad es el conjunto de los elementos llevados con sobria regia los que consiguen que las dos horazas de metraje se digieran con una condescendiente displicencia.
Los actores, todos ellos, están sencillamente entregados a sus papeles, lo cual se agradece porque las miserias humanas no lo serían tanto si se empeñaran en edulcorarlas. Parece que todos ellos están pugnando por entrar en el olimpo de la actuación dotando de una dignidad al filme en el talante interpretativo que carece en otros aspectos. Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke, Marisa Tomei, Albert Finney, …todos ellos robándose planos sin cesar y captando la atención de un espectador agotado por la multiplicidad de puntos de vista que pudiera ser innecesaria.

No es un secreto que a mí las cuestiones de montaje me son de difícil digestión, me cuesta bastante apreciar una película que da saltos adelante y atrás, tuve que ver seis veces Memento antes de pasar de pensar que era basura a una obra de arte, pero la sensación con Antes de que el Diablo sepa que has muerto es que, sencillamente, el montaje es parte del estilo narrativo del que se pretende dotar a la película como un recurso más y no como una necesidad técnica.

Con las dosis justas de misterio, algún giro calculado al milímetro y un desenlace que hace una obra imperfecta que pasará sin pena ni gloria en las taquillas pero es un digno título para cualquier videoteca que se precie y que con el paso del tiempo ganará en calidad en idéntica proporción al número de visionados al que se someta.


PROS: Los actores principales.

CONTRAS: Su montaje puede desconcertar a los puristas del thriller de entretenimiento.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

3 Opiniones Constructivas :

  1. Caray!! Una se va unos días y deja de visitarte y se le acumula el trabajo de lectura! Madre mía, vaya cantidad de posts, je je. La verdd, casi todos de interés, desde mi punto de vista.
    Sin embargo, en el caso de esta película, difiero bastante de tu valoracion. Los flasbacks son lo mejor de Lumet, además cada uno tiene varios encuadres, tod un trabajo de cámara muy planificado. La historia es sensacional, y Hoffman se come la pantalla el solito. El trabajo de montaje me parece sobresaliente, muchos cineastas deberían tomar nota de este film.
    En fin, pero son opiniones, claro está. Lo que está claro es que tengo que venir más a menudo por aquí.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón en que esta peli es de esas que pasan casi desapercibidas por los cines, ¿por que será?

    ResponderEliminar
  3. AH! Ana me ha gustado mucho El Lado Oscuro del Celuloide, si no te importa lo linkeare en el mio

    http://avecesveocine.blogspot.com

    ResponderEliminar