DONNIE DARKO

*****

Los maravillosos ochenta. Esa época donde casi todo estaba permitido, no por nada, era porque dar los primeros pasos en cualquier género era casi una tarea titánica pero los prejuicios eran bastante menores que en la actualidad. Por esa falta de preocupación algunos directores se permitieron jugar con temas que incluso a día de hoy pueden resultar atrevidos y tiempo donde deciden ambientar la magnífica Donnie Darko.

Donnie Darko es un adolescente conflictivo. Tiene ataques sicóticos y su psiquiatra, por no hablar de su familia están desconcertados. En sueños camina, y lo peor, habla con amigos imaginarios. Su última adquisición es un conejo gigante llamado Frank que le anima a hacer cosas terribles.

Curioso ver en perspectiva esta cinta donde Drew Barrymore ejerce de profesora en uno de sus primeros papeles adultos, John Wyle (de Urgencias) orienta al adolescente descarriado y Patrick Swayze es capaz de escoger un papel poco agradecido tras ser el chico duro de Hollywood durante demasiado tiempo. Los adolescentes protagonistas son Jake Gyllenhaal, próximo Príncipe de Persia y Maggie Gyllenhaal, próxima novia de Batman y hermanísimos.

Siendo, vergonzosamente lo reconozco, la primera vez que veía la cinta había un par de puntos que me preocupaban especialmente. Al ser una de las precursoras del cine de Ciencia Ficción moderno era posible que fuera floja en argumento o efectos especiales. Preocupación que se disipó a los pocos minutos. Y en cuanto al argumento, a parte de la rayada del conejo gigante del cual ya cualquiera, aún sin haberla visto, tenía un referente bastante claro no resultaba tan anacrónico ni extraño como cabía suponer. De hecho es uno de los ejercicios más interesantes y surrealistas que se puedan ver en una pantalla, aunque sea de televisión, y que estaría muy bien repescar antes de que, como anuncian, destripen el original con una segunda parte. A pesar de ser definida como ciencia ficción es más acertado referirse como “drama psicológico de género fantástico” , eso para los amantes de las etiquetas. Etiquetas que posiblemente habría que tirar a la basura porque cada momento del film.

Es, merecidamente, un título de culto.



PROS: La conversación sobre la sexualidad de los pitufos.

CONTRAS: Un controvertido final, para mi gusto sin embargo bastante correcto.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Poooor fin, otra deuda con la humanidad saldada.
    Debería aprender de ti y ponerme a ver todas las imprescindibles que me faltan... pero luego miro al otro lado, veo a Carlos y me digo... pues no es para tanto.

    ResponderEliminar
  2. Genial película, sin duda.

    Me dejó la misma sensación 'acabo de ver algo jodidamente bueno' al igual que Brick, película con la que larelaciono no me preguntes por qué.

    Saludetes!

    ResponderEliminar