EL INCREIBLE HULK

*****

Con El Increíble Hulk hay dos posturas muy claras. Estar a favor de la versión de Ang Lee o a favor de la de Louis “Transporter” Leterrier. No creo que sea una cuestión de extremos, lo que sucede es que ambas películas tuvieron una forma bastante diferente de acercarse al cine de acción.

La primera contó con un director acostumbrado a conflictos internos por lo que el resultado general fue algo menos lucido como espectáculo palomitero aunque para mi gusto es una de las adaptaciones más curiosas de un comic a la pantalla. El segundo opta por el espectáculo pirotécnico. Muchos efectos especiales y más acción para hacer algo más parecido a los comics.

Cambiando de director, de actores y de tratamiento estamos por tanto ante una película totalmente diferente que no debería ser comparada con su antecesora a pesar de tratarse de una secuela. Aunque si debemos hacerlo y para ser honrados con el lector reconozco que me hacía más gracia la versión de Lee (y no sólo por el gusto de ver a Eric Bana sin camisa) y aunque no me desagrada esta última no es más que un producto aséptico e impersonal como tantos otros que llegan a la cartelera.

Curioso el “injertar” a Edward Norton, actor que tenía hasta ahora una carrera integra y casi intachable y que simpáticamente reconoció que para hincharse como el superhéroe sólo tuvo que fijarse en su propio ego y supongo que en su propio bolsillo tras cobrar lo que procede cuando haces un blockbuster, que sirve para que recuerden que no has muerto y que sigues en activo además de refrescar la cuenta corriente. Caso a parte es lo de Liv Tyler, Tim Roth o William Hurt que están bastante más desafortunados.

Bruce Banner está donde le dejamos en la primera parte, en algún punto de Sudamérica escondido en la selva para evitar que el ejercito siga experimentando con él. Tras cinco años ha dirigido sus pasos a Brasil, país lleno de chavolas y superpoblado que hace que sea bastante difícil su localización mientras sigue haciendo experimentos para librarse de la radiación Gamma. Pero el ejercito sigue tras él y n o sólo para recuperarlo, si no para seguir adelante con los experimentos para crear un soldado perfecto que darán lugar a que uno de sus soldados más veteranos se convierta en su siguiente experimento.

Ceder espacio a la acción y a unos buenos efectos especiales no tiene por qué ser malo, de hecho ante el amor que hemos fomentado en los últimos años por ellos es hasta razonable pero quitan un poco de dramatismo a esa lucha interna de Banner que en esta ocasión ha desaparecido por completo.

Aprobado justito en comparación con la buena remesa de adaptaciones de la Marvel que parece que se ha puesto las pilas y ahora estudia muy bien quien, cómo y en qué términos van a llevar a cabo sus próximos proyectos.


PROS: Conservar el ritmo de escena de acción cada 15 minutos para no dar cuartelillo.

CONTRAS: Echas de menos a Bana.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

7 Opiniones Constructivas :

  1. Parece que últimamente vamos a ver las mismas pelis casi a la vez.
    Pues na, creo que vuelvo a coincidir bastante contigo aunque sospecho que a mí me tuvo más entretenido que a ti.
    ¿Que nos está pasando? Vamos a pelearnos ya por alguna peli!!

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi tanta peli de superhéroes, me aburre hasta la saciedad

    ResponderEliminar
  3. ¡NO ESTOY DE ACUERDO CON LA SRTA.ANA! La versión de Ang Lee es infumable: Hulk no aparece hasta el séptimo día de película, al menos. Y mira que es larga y lenta y de argumento aburridísimo. ¿Y los chuchos-hulk, qué? No había visto nada tan ridículo desde el super-movimiento de oreja de Supermán, en la época más baja de DC, antes de la primera Crisis (¿se nota que soy comiquero, se nota?).

    Esta versión sí que mola. Edward Norton está genial y la esencia de Hulk está perfectamente captada: el monstruo que asusta a todos, pero especialmente a sí mismo. Los tortazos son estupendos, la chati, muy mona y el malo no tiene pito, que es lo mejor que le puede pasar a un malo.

    ¡Gran película! Abucheos sonrísimos para la Srta.Ana: ¡¡¡¡Buuuuuuhhhh, buuuuuhhhhhh!!!

    ¡HULK APLASTA!

    (No sé si en la peli dice "Hulk aplasta" porque la vi en VO, donde lo que dice es "¡HULK SMASH!", pero la traducción tradicional en los cómics españoles -no sé si sigue siendo así pues tb los leo en VO- era "¡HULK APLASTA!").

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es que lo sabía querido "jevi".

    Tengo un comiquero amigo que me dijo que cualquiera que haya leído los comics será más partidario de esta segunda versión que la primera. Y aún así allí está la alargada sobre de Ang Lee para crear la polemica.

    Igualmente está en contra de mi religión ningunear ninguna película en la que salga Bana (incluso podría decir algo bueno de las Hermana Bolena si me esfuerzo), es una debilidad que me estoy tratando medicamente.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Es normal que te guste Eric Bana... Todos los nacidos el 9 de agosto somos irresistibles, aunque se nos ocurra la insensatez de nacer en Melbourne.

    XXXDDDD

    ResponderEliminar
  7. He suprimido un comentario pq estaba repe, no pq me vaya censurando a mí mismo. :D

    ResponderEliminar