BIANCO E NERO

*****


La vida es suficientemente complicada para tener que luchar encima con los prejuicios más enraizados en la sociedad. Da lo mismo lo culto, inteligente, los idiomas que hables e incluso quien seas para que alguien te juzgue por el color de tu piel. Bianco e Nero consigue hacer este trayecto en dos sentidos, desde el punto de visa de la población blanca y desde la oscura mirada de un matrimonio senegalés

El personaje de Fabio Volo es moderadamente feliz. Su mujer trabaja activamente para proteger los derechos de los más desfavorecidos, le obliga a acudir a una conferencia donde su dogmático jefe da su visión de la población blanca mientras el agobiado informático decide salir a fumar. Allí conocerá a una impresionante belleza de ébano. Hermosa, atrayente e inteligente enseguida sentirá que su visión sobre la cultura negra cambiará. Pero lo que o tiene planeado ninguno de los dos es que esa atracción acabe convirtiéndose en amor. A sus citación, casados y con niños, añaden a la ecuación el factor racial. A ellos no les importa gran cosa pero a su entorno acaba afectándoles tanto que acabaran enfrentándose también a ese problema.

Con una primera parte muy cercana a la comedia se plantean algunas situaciones bastante divertidas que desgraciadamente se convierten en un buen número de clichés en su segunda mitad. Si la situación está planteada con inteligencia y sobretodo el racismo y la incomprensión tiene una doble vertiente que mide la doble moral de blancos y negros por igual es cuando deciden meterse en los problemas maritales cuando en realidad se estanca esta cinta de Cristina Comencini, realizadora que siempre se ha preocupado de tratar temas complicados e incómodos en guiones bien escritos y con sumo tacto.

Bianco e Nero es sin embargo una comedia fallida que promete mucho más de lo que da y que se prolonga demasiado para ser efectiva. Un buen tijeretazo hubiera ayudado bastante.


PROS: La simpatía con la que trata el tema del racismo.

CONTRAS: Que los personajes no tiene suficiente fuerza para sostener el cuerpo del film.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Para empezar el matrimonio es senegalés ya que como dice ella, Dakar de donde son ellos, es la capital de Senegal. He visto hoy la película y me ha parecido una secuencia horrible de tópicos y que trasmite un mensaje bastante racista, claro que a lo mejor es que no le supe coger el tono...

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón del mundo, son senegaleses. Corregido.

    Lo que es más discutible es la lectura de los tópicos. Obviamente para enfrentarte al tema del racismo es necesario posicionarte. si haces una comedia es complicado no explotar todos los tópicos para poder burlarte de ellos. Algunos ocn más tino (por ejemplo las sirvientas de las dos parejas) y otros con bastante menos tacto. Efectivamente y como indico en la crítica la segundda parte empieza a hacer aguas por culpa del abuso de los clichés y el ansiado happy ending, a pesar de ello es una cinta muy asequible.

    ResponderEliminar