HAMAN. EL BAÑO TURCO

*****

Francesco recibe una carta. Tras el fallecimiento de su tía ha heredado una propiedad y los bienes de esta en Turquía. Emprende un viaje para poner en orden todo cuando entra en un Baño turco y algo en su interior cambia totalmente. El vapor, la relación entre los hombres dentro de sus instalaciones y el ambiente que respira en la ciudad hacen que cuando se entere de que su herencia es precisamente un baño decida alargar su estancia y reformarlo para reflotar el negocio.

Alessandro Gassman (hijo de Vittorio) inicia una andadura en el cine gracias al director turco Ferzan Ozpetek. No muy pródigo en las grandes pantallas, se puede destacar su aparición en Huevos de Oro, Trasnporter 2, pero sobretodo su interpretación multipremiada en Caos Calmo es un actor de los de antes. De esos que desprenden magnetismo, que con la sola presencia en la pantalla seduce a todo espectador independientemente de cual sea su género y en este caso con mayor motivo ya que Ozpetek contempla siempre en sus cintas la temática de la homosexualidad de una forma realmente interesante.
La trasformación del personaje de Francesco será el verdadero hilo conductor de la historia donde se mezclan las apariencias y los deseos con una Turquía fantástica y mágica. Cambios que están tan magníficamente narrados que el espectador no los percibe hasta que llega la mujer de este, Marta, para pedirle el divorcio. La sorpresa de ella ante los cambios de su marido son el detonante de que desde la butaca nos demos cuenta del camino que hemos recorrido con él para dejarnos seducir por los paisajes de Estambul y su cultura y como incluso las relaciones de Francesco con el resto de los miembros de su “nueva familia” y sobretodo gracias a las palabras que descubren en las cartas de la tía que a modo de voz en off guían a Francesco para descubrirse.

Fantástico el planteamiento de la primera y prometedora cinta de este director que realizó los mejores retratos de la vida actual en Italia empezando por Turquía, país del que es originario. Destilando sensibilidad y belleza recrea el viaje interior de sus protagonistas como pocos directores son capaces. Haman es una de sus obras más sinceras y efectivas que huye del folclorista paisaje turístico de la ciudad y que se centra en la reconstrucción de la personas más que del propio baño. Le valió, muy merecidamente, una nominación a película de habla no inglesa.

PROS: Alessandro Gassman
CONTRAS: El marketing sobre la tendencia sexual quita mucho brillo a la historia.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. es lo malo de ser gay o tocar el tema gay: parece que ya no se puede hablar de nada que no sea eso, y los gays son más cosas además de gays, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. La película es un gran trabajo intimista, que consigue adentrarse en procesos de auto-descubrimiento y exploración de la sexualidad.

    La película consigue hacer un acercamiento muy valioso de las personas homosexuales, sin caer en estereotipos ni clichés. Un saludo.

    ResponderEliminar