NICK Y NORAH, UNA NOCHE DE MUSICA Y AMOR.

*****

Las películas americanas de adolescentes son un gran misterio para mío. A parte del obvio hecho de que la presencia de Michael Cera les da una especie de halo de Indie del que en realidad carecen nunca sabes exactamente a qué atenerte.

Pues bien esta suerte de “Alta Fidelidad” imberbe narra una noche en la vida de dos compañeros de instituto. La existencia de un concierto secreto hace que se unan en una enloquecida búsqueda del local donde se celebrará mientras se van conociendo. Ella esconde mucho más de lo que aparenta, él está aún enamorado de su déspota exnovia, una bruja de las de órdago a la grande (y si me permiten añadir una apreciación personal con un gusto musical penoso). Poco a poco a través de sus pequeñas peripecias recorriendo todo Nueva York compartirán una noche única con dosis de amor, aventura, juerga y risas.

Esta producción de la MTV promete lo justo y regala algún bonus. Tiene una buena banda sonora, reúne una buena cantidad de tópicos con sus periplos tipo “Aventuras en la Gran Ciudad”.

La cuestión es que la cinta se deja ver.
No tiene momentos épicos ni es especialmente brillante en ningún aspecto de su metraje que opta por una línea acompasada y facilota pero no tiene tampoco ningún reducto que la haga insoportable.

La producción se ha convertido en un muy rentable acercamiento al mundo adolescente. Con una inversión de tan sólo 9 millones de dólares ha conseguido recaudar en USA los 31 millones fácilmente. ¿A qué se debe? Posiblemente a la presencia de Michael Cera, el nuevo chico de oro de Hollywood. Su cara de "carne de pringado de fraternidad" hace que caiga simpático al instantánea todos los caballeros y por algún extraño motivo incluso triunfa entre las chicas. Por eso su presencia en toda cinta se convierte en un reclamo que se mide en el mismo rasero que Juno, precisamente el mayor handicap de esta Nick y Norah. En sus apocados diálogos se denota un cierto tono de copia siendo una cinta totalmente diferente. Norah es ingeniosa, directa y sarcástica pero no llega a la punta de los talones a la contestataria Juno y no quiere intentarlo porque mientras Juno hacía un retrato poco amable de los embarazos no deseados esta nueva pareja busca algo infinitamente más sencillo e inocuo: Enamorarse.


PROS: La gran frase sobe Los Beatles, ¡Grande! (Y obviamente la banda sonora)

CONTRAS: Es una comedieta algo rancia para ver en el cine, mejor esperar y disfrutar en el sofá.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario