UNDERWORLD. LA REBELIÓN DE LOS LICANTROPOS.

*****

Cuando parecía que se iba a acabar la económicamente rentable franquicia de las aventuras y desventuras de vampiros y hombres lobo los estudios tuvieron uno de esos momentos visionarios y se sacaron de la manga otra de tantas ideas inverosímiles: una precuela.

Obviamente la idea no sedujo mucho a Len Wiseman, el anterior director ni a Kate Beckinsale que salieron por patas del proyecto dejando a Michael Sheen (La Reina, Frost contra Nixon) y Billy Nighy en el apartado masculino y a Rhona Mitra, clon de la propia Beckinsale y vista en Doomsday, como vampiresa sexy.

Remontandonos a la antigüedad vemos la evolución de Lucian, un hombrelobo domesticado que posee la habilidad de convertirse en lobo sólo cuando lo desea. Ese control hace que se convierta en un arma muy poderosa y le da ciertos privilegios sobre el resto de esclavos que sirven a las órdenes de Víctor, aunque lo que el sanguinario vampiro no sabe es que esas concesiones se alargan incluso hasta la cama de Sonja, su hija.

A partir de aquí no hay mucha sorpresa ya que las precuelas eliminan totalmente la gracia, sobretodo cuando Lucian es un viejo conocido y nos hemos tragado dos aventuras posteriores de la saga. Por eso Patrick Tatopoulos opta por una película más “pequeñita” centrándose en la historia de amor que hará surgir la gran enemistad de ambas razas nocturnas.

La película es uno de esos productos que “se dejan ver” sin grandes excentricidades ni momentos especialmente memorables. Trascurre por un río tranquilo ya que no caben muchas sorpresas y por eso la hace simplemente entretenida.

En el apartado interpretativo tampoco hay muchas sorpresas. Cuesta un poco habituarse a ver a Sheen volviendo a estos papeles de acción después de los alardes interpretativos de biopics a los que nos está acostumbrando pero el inglés queda la mar de correcto aunque en ocasiones parece querer escudarse en otros grandes como Gary Oldman en Drácula , que aunque no tenga nada que ver me lo ha recordado, vaya.

Con un look entre Beowulf y Outlander la película ha optado por arriesgar lo justito de forma que, con las pocas expectativas de sus espectadores puede pasar sin mucho problema el aprobado justo.


PROS: La presencia de Sheen y Nighy, me caen bien estos señores…

CONTRAS: El poco riesgo que corren con una historia rastrillada y pocas sorpresas.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario