EJECUTIVA EN APUROS


*****

Renée Zellweger ha decidido hacer las cosas sencillitas y dedicarse en cuerpo y alma a la comedia romántica pero para su desgracia no ha sido bien recibida. La taquilla americana se ha dado cuenta de que su eterno papel de Bridget Jones, aunque sea adaptado al gusto yanqui, no es ya novedoso y lo ha castigado esperando que los europeos compremos la enésima película sobre mujeres triunfadoras en pueblos recónditos.

Lucy es una ejecutiva agresiva, se come el mundo, y quiere llegar a vicepresidenta de su empereza a toda costa. Por eso cuando le dicen que debe ir a Minnesota a pasar el invierno para hacer un reajuste en una de las plantas se lo toma con filosofía. Pero a pesar que vaya a echar de menos las fiestas, las salidas, los zapatos y las compras lo que va a ser peor es soportar a los habitantes del pueblo dispuestos y acostumbrados a torear a todos los nuevos jefecillos pero Lucy va a resultar muy dura de pelar.

Siguiendo los cánones ochenteros, con poca chicha y muy predecible desarrollo esta comedia en clave romántica sólo agradará a los fans de la actriz, y sólo a aquellos que además sean poco exigentes. Desgraciadamente y a pesar de todos los intentos desesperados en forma de chascarrillos pueblerinos y diversos guiños a todo el género de “ejecutivo se muda a pueblo recóndito” que huelen a rancio plagia impunemente títulos que van desde la reciente Bienvenidos al Norte a las más clásicas españoladas de los sesenta (auque para su propia desgracia lo haga inconscientemente).

La película de Jonas Elmer además arrastra todo tipo de convencionalismos de serie adolescente. El factor romántico acaba en manos del poco carismático Harry Connick Jr. que de nuevo es incapaz de atrapar al espectador y acaba envalentonado con un cómodo papel de representante sindical y padre en apuros explotado en toda serie de televisión barata que se precie, y por aquello de poner ejemplos que cuadren a la perfección con el argumento me remontaría a Everwood.

Floja, poco simpática e incluso demasiado patosa. Ni siquiera la antaño encantadora protagonista puede romper con el tedio del conjunto de la película.



PROS: Ideal para amantes de los culebrones edulcorados poco exigentes.

CONTRAS: Desde los chistes repetidos a la poca entidad de los personajes principales que pueden caer demasiado antipáticos.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario