ANTICRISTO

*****

Lars Von Trier siempre ha sido un poco pretencioso. Un alumno modelo, un cabeza de grupo, un inspirador vocacional, y siempre rodeado de su propio halo de genialidad, un mito que él mismo se encarga de alimentar con sus propias películas y declaraciones. Si hace poco respondía a los abucheos del Anticristo declarándose “El mejor director del mundo” la jugada promocional cuanto menos le ha salido bien ya que su película consiguió suficiente polémica y publicidad gratuita como para acabar de convencer al jurado de Cannes que premió a su actriz protagonista y además otorgó las alas a lo que puede ser su cinta más comercial. Independientemente de que sea buena o mala eso ya es un logro.

La historia es simple, muy simple, hasta tal punto que intentar ahondar más en ella significa contar la corta trama y algunas de las escenas que no por impactantes deben ser reventadas al potencial espectador. Una pareja sufre una trágica pérdida que es exteriorizada como ataques de pánico por parte de ella. Él, guiado por la racionalidad y su afán profesional, intenta convertirse en su terapeuta con ejercicios de libro para conseguir que finalmente asuma sus miedos y consiga superarlos. Eso les lleva aun bosque que aparentemente es el entorno más hostil para sacar a la luz los sentimientos y miedos del matrimonio de formas inexplicables.

La cinta comienza con un impresionante prólogo rodado en Show Motion que incluye escenas de una belleza inusitada combinadas con música clásica que empujan al espectador de lleno en el drama y en el lenguaje visual que va a seguir durante la mayoría del metraje. Escenas de sexo explícito, desnudos y mutilaciones varias son el detonante de la fascinación de Trier por la tristeza nace en este peculiar ejercicio cinematográfico que puede pasar a los anales del cine.

Tras ello tres capítulos y un epilogo que concentrarán las nuevas obsesiones del director danés donde no falta el gore, la violencia física y moral, la tristeza, el miedo, las alucinaciones visuales, lo bizarro y el omnipresente sexo como medio de expresión entre la pareja protagonista.

Lo que si es cierto es que es una cinta diferente, rompedora y visualmente interesante. Formalmente sería adecuado decir que es una cinta de terror. Pero a un espectador poco avezado le puede parecer que se trata de un drama violento con tintes europeos. Sin embargo la casa en el bosque, los extraños efectos visuales y las acciones de sus protagonistas encajarían a la perfección en la categoría de drama sobrenatural con suspense y sangre hasta conseguir crear un nuevo subgénero al que la ola de cine de miedo francés seguramente podrá seguir de cerca.


Pero Anticristo es algo más difícil de analizar ya que desgraciadamente no se parece a nada anteriormente realizado y a pesar de su contundente dedicatoria al realizador ruso Tarkovski, supongo que como homenaje a la esclavitud del cine contra las que se revela en su guión irracional, surrealista y desestructurado. La depresión en la que el autor se vio inmerso durante todo su proceso creativo actúa como nudo para comprender algunos de los temas de fondo de la cinta, hilos que pueden generar corrientes de diálogo muy interesantes. Su narración pausada, que no lenta, y su preciosista fotografía recrea algunas escenas realmente inquietantes al reflejar la caída de las bellotas, los misterios del bosque e incluso el tratamiento del prólogo son dignos de ser citados a parte.

De sus actores poco hay que decir, Charlote Gainsbourg resulta inquietante y desgarradora y Willem Dafoe es nuevamente esclavo de su físico que encaja en el engranaje.

Si buscan un consejo sobre si atreverse con Anticristo quizás la respuesta rotunda debería ser un “si”, adelante, juéguensela. Al menos la cinta no les dejará indiferentes, conseguirá ofrecer una fascinación irracional o el más descarado odio y rechazo por lo que circulará ante sus ojos. Sean o no partidarios del dogmático maestro danés (y lo dice una de sus mayores detractoras), Anticristo al menos hará que se revuelvan en la butaca y eso, en los tiempos que corren no es moco de pavo.


PROS: Su tratamiento visual.

CONTRAS: La pretenciosidad de Trier que echa para atrás los más avezados cinéfilos unido a las escenas no aptas para estómagos sensibles.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

4 Opiniones Constructivas :

  1. Eso si que es verdad, o te gusta o no te gusta. Yo soy de los magnánimos porque aunque no me gusta le dejé el equivalente a dos estrellitas porque al menos con las desagradables imágenes provocan algo, mejor o peor depende de cada uno pero al menos algo. Y no se puede decir eso de muchas películas.

    ResponderEliminar
  2. El argumento tiene algo en común con La hora del lobo de Ingmar Bergman... Surrealismo, aislamiento, bosque...

    ResponderEliminar
  3. Voy a verla este fin de semana, espero salir horrorizado para bien.

    ResponderEliminar
  4. cuidado con esta peli que me ha dicho un amigo de Pamplona que fue a verla, la sala llena, y a media pelicula empezo a irse la gente hasta la mitad del aforo!!

    ResponderEliminar