DISTRITO 9

*****

Neill Blomkamp es un novato con suerte que muchos reconocerán por sus trabajos en spots televisivos como el del Citröen 4 . No todos los directores cuentan con un productor como Peter Jackson para asesorar, advertir y poner la pasta necesaria para crear todo lo que pasa por sus mentes. Además, en pleno resurgimiento del cine de ciencia ficción y del ya denominado mockumentary y del que podíamos decir que tuvieron sus primeras dosis con el realismo de la retransmisión radiofónica de La Guerra de los Mundos de Orson Welles que preparó una invasión alienígena en toda regla goza de un público ávido de nuevas experiencias cinematográficas preparado para ser sorprendido.

Distrito 9 cuenta con muchos factores interesantes partiendo de una historia poco usual. Una nave extraterrestre queda suspendida encima de Johannesburgo (Sudáfrica), un lugar interesante por su relación con el apartheid y que puede trazar más de un paralelismo con la cinta de alienígenas. Tras estancarse y quedar varada los alienígenas fueron confinados en un campo de concentración a modo de gueto donde las mafias locales hicieron mella y cuya delincuencia y violencia fue creciendo poco a poco. La MNU es una multinacional con intereses armamentísticos que controla en cierta forma la seguridad de los extraterrestres y del campo y ante la creciente preocupación por el desmesurado Distrito, que se ha descontrolado tras 20 años de abandono, se propone trasladar el mismo a las afueras y realojar a los extraterrestres en un nuevo entorno a cierta distancia de la civilización. Para ello eligen a un personaje principal atípico, un héroe extraño con aire de chivo expiatorio algo ruin y cobarde. Wikus Van De Merwe (Sharlto Copley) llega al campo acompañado de un cámara que documenta sus hallazgos hasta que un accidente cambia radicalmente el rumbo de la historia.

Uno de sus principales aciertos es la localización que crea el ambiente y el contexto más adecuado para la reflexión. Esta proeza celebrada en la cinta con la reflexión inicial sobre la decisión de los aliens de quedarse sobre Sudáfrica en lugar de cualquier capital mundial permite que su director, nativo de Johannesburgo, despliegue toda la belleza de sus guetos.

Es incuestionable que bajo la apariencia de ciencia ficción puede tener innumerables lecturas políticas e incluso algún mensaje alentador que conserva un envoltorio suficientemente lustroso para que aquel que prefiera disfrutar de la superficie de la misma no tenga que meterse en diatribas políticas o juicios de valor sobre la raza humana con alguna licencia poética a modo de plano final. Para ello tiene un guión bastante coherente y bien estructurado que se apoya en esa estructura de falso documental con la que comienza la cinta que se pierde poco a poco y acaba sirviendo sólo de apoyo para las argumentaciones y justificaciones posteriores. De este modo y a pesar de su arranque meramente realista pronto los planos de entrevistas y testimonios irán mermando de manera un poco abrupta hacia una cinta radicalmente diferente quedándose en el campo de la ficción. Es quizás sobre este aspecto técnico donde se le puede achacar cierto engaño piadoso a los montadores de la cinta y del trailer.

Peter Jackson, sin embargo, fue el creador de uno de los mejores falsos documentales actuales con una original propuesta meta cinematográfica y ver su nombre en la cabecera de esta producción y observando la impresionante y rentable campaña viral había levantado mucho las expectativas sobre el resultado final de la película. Quizás toda esa mitificación en torno al productor (mismo problema al que se enfrentan Apatow, Abrams y demás mimados de la industria) puede crear esa sensación de obra maestra en ciernes que decepcionará a algún espectador.

Pero Distrito 9 analizada como lo que es, una película con presupuesto limitado, tan sólo 30 millones de dólares, y una idea sacada directamente del corto Alive in Jo'burg (producido por el director y el actor principal de Distrito 9 y que cuenta con ambos tras la cámara y delante de ella) que sí era un mockumentary en toda regla, tiene un cierto encanto naïf que puede dar lugar a nuevas concepciones de cine de ciencia ficción con algo más que efectos especiales.


Alive in Jo'burg


PROS: demuestra que la Ciencia Ficción también puede dar lugar a reflexión.

CONTRAS: El montaje tramposo que emplean y que se salta cualquier coherencia de narrativa audiovisual.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

8 Opiniones Constructivas :

  1. Todos andais comentando esta peli!! definitivamente tendré que verla, yo tambien quiero criticarla!!! jajaja
    saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, serás el primer caso de visionado paranoide envidioso de la historia. XD

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana. He pasado bastante tiempo por tu blog y debo decir que me encanta.
    De la película debo decir que disfruté como un enano y que yo creo que la película es excelente y que entré al juego de manera inmediata.
    Un saludo.
    Fernando Carrión.

    ResponderEliminar
  4. Pues fíjate que a mi me parece una gran idea muy, pero que muy mal realizada y, sobre todo, guionizada.
    Es verdad que el montaje es cobarde, en el sentido que, si apuestas por un falso documental, no puedes dejar, "sin previo aviso" el discurso.
    Pero es que el guión está lleno de huecos, de vacíos y de elementos sin justificar. Algunos casi me dieron vengüenza ajena. Pongo un ejemplo; qué sentido tiene que los aliens no usen las armas? Esta sola pregunta desmonta absolutamente toda la trama.

    ResponderEliminar
  5. Teniendo en cuenta que estoy de acuerdo en que la estructura de la peli es un "asquito chapucero" debo reconocer que en cuanto al guión puedo discrepar e incluso argumentar al menos el punto que te preocupa Alberto. Piensa que si en un planeta con un apoblación estimada de 6,781,243,583 habitantes un millón y medio de alienigenas con desnutrición no hubiesen sido una gran amenaza.

    Suponiendo que tras su confinamiento hubiesen sido capaces de organizarse sería una masacre. Que digo que son alienígenas pero no tontos (bueno, no todos eran tontos).

    Carpenter se encuentra en el grupo de los entusiasmados, yo me reservo la franja de los moderadamente impactados.

    ResponderEliminar
  6. Si esto te parece; "un guión bastante coherente y bien estructurado" es ser muy indulgente.

    ResponderEliminar
  7. Sí anónimo, yo es que a Peter Jaclson le consiento lo que quiera.

    ResponderEliminar
  8. pues me ha parecido genial y sorprendentemente original.

    ResponderEliminar