(500) DÍAS JUNTOS

*****

Pongamos para variar que la heroína romántica de la historia sea un apuesto jovencito que cree en el amor, en los cuentos de hadas, en las hazañas románticas, en la conquista y el flirteo. Y en lugar de perder los vientos por un apuesto caballero, lechado de virtudes pero totalmente inaccesible su meta sea una pizpireta y jovial chica sin complicaciones, divertida, segura de sí misma, preciosa e inalcanzable. Supongamos que por una conjunción cósmica el chico consigue a la chica pero durante 500 días aprenderá a conocerla, amarla, perderla, odiarla, recuperarla y asumir su papel de nueva damisela de comedia romántica. Además para sumar más interés aderezamos toda la historia con unos toques melómanos a lo Brith, pasajes cinematográficos de esos que marcaron a una generación y sucesos tan autobiográficos (desde su frase inicial a cualquiera de las perrerías que suceden en la pantalla) que hará que más de uno se sonroje reconociendo esos actos infantiles que nos obliga a hacer el amor.

500 Días Juntos es la comedia que revolucionó el verano en Estados Unidos y no es por error. Se trata de una comedia indie de Marc Webb, un tipo que ha grabado publicidad y videoclips, y eso en el montaje se nota y se agradece porque los 500 días de la vida de Tom y Summer se descolocan para ser capaces de alternar la alegría con la tristeza de forma que no mute la película de una comedia al uso a un dramón de dimensiones épicas. Sus cortinillas para indicar la progresión temporal recuerdan las increíbles progresiones de otras sorpresas de temporadas pasadas como Juno pero su tono cálido y meloso es mucho más distendido y jovial, lo cual se agradece.

Joseph Gordon-Levitt es arquitecto pero está atrapado en un inocuo e insustancial trabajo escribiendo tarjetas de felicitación cuando aparece la nueva asistenta de su jefe, Summer. Inmediatamente se enamorará de ella como objeto inalcanzable y gracias a las líneas de una (varias) cancion(nes) acabarán teniendo una oportunidad romántica. Es normal que Summer, con el cuerpo y los ojazos de Zooey Deschanel, conquiste a Tom pero sobre todo a los espectadores que por primera vez podrán enamorarse perdidamente de su protagonista masculino y compartir la simpa´tia por su musa sin sentir remordimientos.

La química de la pareja protagonista sostiene la cinta que mantiene un ritmo fantástico entre la euforia y la melancolía.

Una comedia que no deben perderse.


PROS: Zooey Deschanel, que ha encontrado el marco perfecto después de algún patinazo y los momentos que todos reconoceremos en la película, algunos tan vívidos que asustan.

CONTRAS: Contra menos identificado se sienta el espectador con sus personajes más decae el ritmo basado en la identificación con ellos. Si no eres un romántico mejor quédate en casa.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Una pena que en España la hayan titulado así... el título original da algunas claves sobre la peli... ;)

    ResponderEliminar
  2. ...."lechado" de virtudes....? ;PPPP
    juas, mejor digo más...
    saludos

    ResponderEliminar