HIERRO 3

CCCCC

Hierro 3 es una película diferente en cuanto a contenido y forma. Su impresionante valor simbólico y sus metáforas visuales acompañadas de una ensoñación propia del cine asiático le sirvió a Kim Ki-Duk, director, guionista y montador de la misma una buena lluvia de premios entre los que cabe destacar el León de plata a la mejor dirección o la Espiga de oro de la Semana de Valladolid.

Su protagonista es un macarra muy inteligente, decimos incorrectamente macarra ya que la formación y la inteligencia del delincuente protagonista, Tae-suk es un vagabundo que ocupa casas en la ausencia de sus legítimos propietarios pero no con interés de robar, solamente para sobrevivir robando unas horas de sus vidas e inmortalizándolas en fotografías. En una de ellas, a pesar de su sofisticado sistema de detección de ausencias una mujer le vigila, ella queda fascinada por las rutinas del joven y al regreso del marido se produce un enfrentamiento que unirá alos dos protagonistas en una sucesión de pasajes de una belleza singular y atrayente a pesar de la ausencia de diálogos.

El guión surgió directamente de una reflexión del director al encontrar el panfleto de propaganda en su puerta, de ese modo se dejó llevar y decidió simplificar la cosa rodando sólo durante 16 días, tiempo en el que también se desarrollan los hechos narrados y se editó en diez días, algo inusual y anecdótico.

Los silencios son el principal protagonista de la visión de Kim Ki-Duk del amor y la violencia, del deseo y la obligación, de la lealtad y el deseo. Y es que detrás de tan pocas palabras hay mucho contenido, un contenido que pasa del realismo cruel al romanticismo mágico.

Un cuento que merece ser recordado y una notable película que consigue emocionar.



Permitirme además una reflexión que a muchos impactará. Una de las más carismáticas escenas de la cinta posee una asombrosa similitud a la escultura más emotiva del Centro de arte Pompidou, sorpréndanse al comparar el beso del cartel de la película con esta obra de arte. ¿Mera casualidad? La escultura llamada El beso (The Kiss) de Wang Du (China) es de 2005 mientras la película surcoreana data de 2004.



PROS:
La original propuesta y su candidez utópica.

CONTRAS: El dogma de fe que se pide al espectador en el periplo carcelario, algo que muchos espectadores puede que no estén dispuestos a conceder restando fuerza a su precioso final.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Síiiiiiiiiiiiiiiiiii

    ¡¡Viva el especial cine friki!!

    Yo flipé con esta película, porque no me di cuenta de que no hablaron en toda la peli hasta que no busqué información sobre ella en internet después (poco observador que es uno).

    Desde esta peli soy fan de Kim ki Duk, único director asiático de no animación que me encanta.

    No sabía lo de la escultura. Muy fuerte.

    ¿Has visto ya Strings? A ver si con esa consigo llegar a las cinco C's

    ResponderEliminar
  2. Obra maestra del genial director Kim Ki-Duk, donde nos descubre a través del silencio y la imagen una narración a partir de un personaje solitario que accede a casas vacías para captar la vida y alma de sus poseedores, hasta que atina con otro espíritu solitario, donde surge un cuadro de violencia, amor y misterio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar