Un método peligroso

Película: Un método peligroso
Director: David Cronenberg
Intérpretes: Michael Fassbender, Keira Knightley, Viggo Mortensen, Vincent Cassel, Sarah Grodin.
Proyección: Verdi
Afluencia: 91 personas
Valoración: 5

Me he enterado que este fin de semana ha comenzado esta película con muy buen pie pues es tercera en la taquilla recaudada. Sorprende porque no es Cronenberg un director de taquillazos, ni los actores justifican por sí solos una película. Pero además se adentra con una película de época, muy sui generis, pero lo es y con una biografía de unos señores metidos en el psicoanálisis algo que no parece que tenga tirón aparentemente. Sólo Freud ya conoció dos películas, una serie con Huston de director y Montgomery Clif como actor en su último film y otra en que era un contrapeso a Sherlock Holmes y no se adentraba en su personalidad.

El director se ha metido en varias películas en los demonios del alma y en los traumas sexuales y no me extraña que haya dado una vuelta de tuerca atreviéndose con esta obra que nace de la novela de John Kerr y una adaptación teatral de Christopher Hampton del que todavía recordamos "Las amistades peligrosas".

Comienza el film con la figura de Jung, un discípulo de Freud, en sus comienzos como psicoanalista y cómo conoce a Sabine Spielrein que se convertirá en el catalizador de la nueva ciencia y en la vida de los doctores. Como cuarto en discordia aparece Otto Gross (estupendo Cassel) que desata las represiones de su doctor. Entre medias la amistad y el posterior distanciamiento de profesor y discípulo en la manera de ver la sexualidad. Freud lleva una vida ordenada y curiosamente habla bastante de la pulsión de la carne mientras que Jung con vida aseada hasta que aparecen sus dos pacientes y le hacen conocer las supuestas delicias de no tener ataduras le da poca cancha, aunque de cara a la galería se presente como un señor honorable. Todos estos conflictos los resuelve el director con gran elegancia, pues al fin y al cabo estamos viendo personas civilizadas, donde da importancia a la palabra y a la mente más que a las acciones. Pero entra en lo insípido, en una corrección que perjudica, pues da la impresión de querer ser fiel a la vida de los personajes y falta ver peligro. Pues a pesar de hablar de sexo el peligro es más bien los eternos problemas del qué dirán, las envidias de toda la vida, etc. La luz que emana Viena y el lago Constanza dan ese aire aristocrático, abierto a una nueva ciencia, incluso los títulos de crédito dan fe de ello.

La parte actoral es bastante irregular. Fassbender, hombre que parece ubicuo últimamente demuestra gran talento con un personaje complejo que se mueve entre lo oficial y lo oscuro, Mortensen da bien, sin más pues le falta protagonismo, y Knightley sobreactúa incluso en los momentos de calma. Una película con buenas intenciones pero que se queda a medias.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén Pacheco

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

1 Opiniones Constructivas :

  1. La película me llama la atención. Espero su pronto estreno en el Perú.

    ResponderEliminar