Footprints: el camino de tu vida.

Película: Footprints: el camino de tu vida.
Director: Juan Manuel Cotelo.
Proyección: Palafox.
Afluencia: 205 personas.
Valoración: 5.

Increíble ver en una sala a tanta gente. Entre ellos muchos niños, religiosas y sacerdotes. Se demuestra que hay un público latente ansioso de ver obras que consoliden su fe en un escenario en el que aparentemente faltan cintas así, si bien hay muchas más espiritualidad en los medios de lo que se cree y, aunque no es deseable, es preciso ver cuestionada nuestra fe y no vivir en una campana de cristal escondidos del mundanal ruido o, como nos dice el Señor, no esconder nuestras lámparas debajo de la cama. Ya era hora de que una película del camino, aun siendo un documental, se centrase en el aspecto espiritual del mismo. Para ello se centra en once jóvenes de una parroquia de Arizona con su pastor, los cuales dejan sus tierras y se van a Hendaya a comenzar el recorrido santo. Son chicos en su mayoría de origen hispano, con la fe arraigada en sus casas, a pesar de testimonios tremendos como los que han perdido a varios seres queridos o aquel que perdió la fe en un momento dando y se metió en paraísos vacuos. Vemos lugares emblemáticos como Loyola, Santo Toribio de Liébana, Covadonga u Oviedo. Se siente la niebla, la lluvia, realidades extrañas a muchos del grupo viniendo de lugares áridos. Salen a la luz problemas conocidos como las ampollas, el peso de las mochilas, las enfermedades y no faltan la euforia inicial, la falta de fuerzas, la capacidad de un grupo por elevarse ante las dificultades. Rompe la narración con dibujos explicativos sobre el apóstol o sobre la Virgen del Pilar. El formato escogido palía bastante la fuerza del grupo y salen más los estereotipos como el cura con alzacuello, guapo, que no parece afectarle el agotamiento o no tener malos días, el que no haya rebotes. Todo ello resta credibilidad y transcurre por caminos correctos. Es cierto que hay una aportación como es turnarse en la cabeza del grupo para avanzar paradójicamente más. Muchos de los presentes se sentían satisfechos y hasta hubo aplausos pero el arte tiene por misión cuestionar, aparte de informar, algo que sí hace pero aporta muy poco, salvo el exotismo de ver gente allende del Atlántico pero mitigado por las raíces católicas. El uso de la música es erróneo pues convierte la ruta en algo épico y los que hicimos el camino sabemos que hay mucho más y se omite. Sin embargo son obras necesarias y deben convivir con los grandes éxitos aunque los distribuidores deberían pensar más en ese público.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén Pacheco

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

1 Opiniones Constructivas :

  1. A mí sobre el camino de Santiago, me gustó mucho "The Way", dirigida por Emilio Estévez y protagonizada por Martín Sheen.
    Claro, que es una película, no un documental y mi visión está sesgada por la admiración que profesional a esa rama (la sería y sobria) de la familia Sheen. xD.
    Sí te digo, que a Luy (que sí hizo el camino) le gustó también mucho y me dijo que algunas cosas eran tal cual salían en la película...

    ResponderEliminar