Neruda

Película: Neruda.
Director: Pablo Larraín.
Intérpretes: Luis Gnecco, Gael García Bernal, Mercedes Morán , Alfredo Castro, Pablo Derquí.
Proyección: Renoir.
Afluencia: 25 personas.
Valoración: 7.



Es de agradecer que por una vez las reseñas se queden cortas para enmarcar una película. Incluso que nos pregunten de qué va sea complicado explicar o situar en un género definido. Sí sabemos que se centra en el escritor chileno y ello remite a una biografía al uso y que se habla de un hecho real como es su huida por los Andes tras la persecución ordenada por el populista presidente González Videla, el cual llega se deshace de los comunistas coincidiendo con el final de la Segunda Guerra Mundial y la influencia de Estados Unidos en el mundo. Se puede caer en lo pomposo pero o en una ensalzamiento de un héroe pero nada más lejos de la realidad. Pues aparece un hombre de izquierdas pero lo que es considerado como de salón, ajena a las capas desfavorecidas, sobre todos los trabajadores en las minas. Además le gustan las orgías aunque no deja de desprender sensibilidad y poesía en cada momento. Cuando comienza la persecución hay imágenes intercaladas y en principio me producen desconcierto pues parecen planos puestos en un montaje con cierto aire aleatorio. Para colmo falta tensión, todo me parece fácil, sin calentarse la cabeza y el policía casi es una caricatura pues no se le ve mucha agudeza. Pero este desencadenante de la película se nos va presentando como un trasunto del poeta y hasta recita sus obras con enorme naturalidad, como si fuese un personaje más. Así vemos que lo que no parece acertado al final tiene sentido como el hallazgo de "Rosewald" en "Ciudadano Kane". Y he aquí una aproximación bastante acertada al mundo del bardo huyendo de lo discursivo y solemne y eso que la música subraya ese carácter, algo contradictorio para quien escribe. Por lo demás los aspectos técnicos son estupendos y, por una vez los paisajes espléndidos no ahogan una historia centrada en lo imprescindible, con una mirada irónica y hasta subversiva. Sí hay fallos como esa voz casi omnipresente o un reparto de diferentes nacionalidades no muy compacto. Luis Gnecco da bien el personaje, aunque prefiero el trabajo de Philippe Noiret en "El cartero y Pablo Neruda" y su opuesto Gael García Bernal peca de inexpresividad. En esta ocasión el surrealismo y el realismo mágico en pantalla queda bastante bien. Y todo a un director que sigue creciendo con cada una de sus obras ("No" o "El club"). Recomendable pero no esperar que nos cuenten pues las palabras como tantas veces son limitadas para contar un film, el cual tiene su fuerza en las imágenes y... esperar.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén Pacheco

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario en la entrada