SENTENCIA DE MUERTE (DEATH SENTENCE)

*****

Dicen las malas lenguas que ya está todo inventado en el mundo del cine. Que la originalidad ha muerto y que presenciamos la misma película una y otra vez con pequeñas variaciones. La pena es que algunas de esas películas no sólo son remixes de todas las anteriores si no que no tienen ni la visión ni la ambición para aportar algo nuevo u original a sus antecesoras.


Pongamos por caso Death Sentece que es un Ojo Por Ojo con look American History X. Si, me voy a una producción de dudosa calidad y del 95 para explicar el motivo de que Kevin Bacon me aburra. Una familia feliz y perfecta queda destruida por culpa de un asesinato sin sentido, ya sea un pobre chaval en una gasolinera o una pobre chica en su propia casa. Como todos sabemos la justicia americana nunca ha funcionado bien por lo que siempre es mejor acabar el trabajo tú mismo, mientras Sally Field es más modosita y deja a la justicia meter la pata y liberar al asesino por falta de pruebas parece que el Señor Bacon se vio la peli anterior y decide boicotear el juicio para poder ser mano ejecutora de su propia venganza algo más sangrienta y chapucera.


Es obvio que no hay mucha diferencia salvo que poner a un hombre en el rol principal concede la licencia de permitirse más escenas de acción y violencia gratuitas para aderezar el metraje.


Una de mis múltiples teorías dice que si una cinta que no es una comedia empieza con grabaciones de videos caseros de una familia feliz suele acabar siendo un desastre absoluto. En el caso de Death Sentence sólo hace aguas, no es totalmente descartable gracias a la presencia de Kevin Bacon que parece haber hecho un pacto con el diablo para no envejecer y así poder realizar filmes tan variopintos (algo así como su colega Nicolas Cage) por lo que a la larga su nombre no es garantía de un buen producto. Aún más perdido en este universo aparece John Goodman en un papel que de puro surrealista es hasta cómico.


La pena es que la promoción se tome tan enserio su propio producto calificándolo de producción Shakesperiana o tragedia griega cuando en realidad el realizador de Saw lo único que nos ofrece es un nimio entretenimiento con el típico héroe americano cuyo cantidad de incoherencias es interminable: ¿Cómo aprende a disparar un arma un tipo que nunca ha tenido una pistola?, ¿Por qué la policía no le detiene antes?, ¿Es necesario raparte para parecer un pandillero?,...



PROS: Si no la tomas demasiado en serio es entretenida.


CONTRAS: Guión, personajes, originalidad y coherencia brillan por su ausencia.

Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario