UNA CASA DE LOCOS (L'AUBERGE ESPAGNOLE)

*****

Siempre he querido irme de Erasmus. Ya ves, un año perdiendo el tiempo lejos de casa y “haciendo que estudias”, cansada de ver gente borracha y hacer turismo zafio. Ni siquiera he ido de visita a ver a los pocos incautos que se adentraron en las tortuosas aguas del intercambio cultural con universidades europeas, pero a pesar de eso el caos que reina en la película de Cédric Klapisch me es extrañamente familiar.

Detrás de este engañoso título traducido a capón ante la imposibilidad de encontrar una expresión tan bella en nuestro glorioso idioma como para contemplar lo que significa en francés L'auberge espagnole se esconde una comedia poco típica. Xavier decide ir a estudiar a Barcelona su último año de universidad. Allí compartirá el piso con un complejo núcleo de estudiantes de diversa índole y nacionalidad. Es esa la esencia del Erasmus que quiere contar lejos de las clases o las preocupaciones escolares, una vez superada la barrera burocrática en forma de pilas de papeles y requisitos, tras todo eso sólo quedan los buenos momentos.

Primero la ciudad te es ajena, desconocida e incluso antipática pero Xavier, como cualquiera que se haya ido a vivir fuera, acabará por encontrar el punto a esa vida de expatriado y a la cultura española. Allí italianos, ingleses, belgas, alemanes y españoles conviven debajo el mismo techo con una nevera desvencijada y ocupada por todos los alimentos comunes, unas paredes cuyo papel da pena y un turno de limpieza más que dudoso. A pesar de eso Xavier tras mudarse de casa de la pareja francesa que le acogió nada más bajar del avión ve allí el paraíso.

Con un guión más bien escueto asentado tan sólo en las anécdotas de borracheras y aventuras sexuales de los que le rodean se esconden temas mucho más interesantes como la integración, el respeto de las culturas, las barreras, la extranjería, la comprensión y el polémico tema del catalán de forma sutil en tan sólo una escena que es de lo mejorcito de la cinta.

Se le puede tachar de quedarse en una superficie y bien es cierto que sin haber vivido una experiencia parecida no se aprecian las gracias y las angustias del mosaico del mundo Erasmus pero para todos los que alguna vez han vivido en el extranjero o disfrutaron de una de estas becas con fama de servir de vacaciones para los estudiantes abriéndoles todo un mundo de sexo y drogas legales. Y es que es así, se queda conscientemente en la superficie porque es precisamente esa la gracia del relato. ¡Los estudiantes son mentes simples! Los universitarios sufren una segunda revolución hormonal que al alejarse de su hogar se dispara como cohetes diluyendo sus planes culturales y cambiándolos por otros algo más terrenales.

No se puede evitar el Erasmus ante el visionado deja escapar frases tipo: “Es cierto”, “A mí me pasó” o “Cuanta razón tiene” porque es lo que su director quería y lo que consigue. Es decir una simplona pero amena película.

Una Casa de Locos recoge también la idiosincrasia francesa, esos seres tan tiquismiquis y raritos que son nuestros vecinos del norte.

Absolutamente necesario verla en versión original.


PROS: Recordar los tiempos de Erasmus aderezados por la presencia de Audrey Tautou .

CONTRAS: Que al resto no le hará ninguna gracia.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

6 Opiniones Constructivas :

  1. En versión original???
    Buf es que no trago el francés.

    ResponderEliminar
  2. Joder!! lo siento no se que co... ha pasado, mis disculpas.

    ResponderEliminar
  3. en efecto, no me hizo ninguna gracia (es más, qué Barcelona más fea enseña, por Dios! ...no estoy pidiendo una constante postal a lo Woody Allen, pero joer, tampocoesparatanto, sigue siendo la MEJOR ciudad del mundo!)

    ah, y odio a la Tatou de marras!

    ResponderEliminar
  4. Hello my loves.

    Mario me ha dejado esto hecho una cochiquera. Pero le perdono. Soy generosa.

    Sabía que a los catalanes no le sha molado la peli. La ciudad sale tan fea y sucia que es dificilito que te guste, y la escena de la facultad con elprofesor independentista daba miedito.

    ResponderEliminar
  5. amén.

    (qué película acabo de ver hoy, madre mía... el cine no levanta cabeza...)

    ResponderEliminar
  6. La vi ayer en la tele y me gustó bastante...
    Saludos.

    ResponderEliminar