CUANDO ELLA ME ENCONTRÓ

*****

Helen Hunt ha necesitado mucho tiempo hasta que se ha animado a dirigir. Hizo sus pinitos en la serie que ella protagonizaba (Loco por Ti) pero sólo años después se pasó al largo y encima protagonizándolo (sostiene que simplemente para abaratar los costes recontratar una actriz). Después de todo parece que la reflexión ha servido de algo. Se ha decidido por una historia de enredo, de amor, de traición, de deseos insatisfechos, de madres perdidas, de futuras madres, de desencantos y grandes amores. Casi nada.

Colin Firth siempre es un acierto. Pero además con los diálogos que han ideado para él se convierte en la mejor baza de la cinta junto con su protagonista y directora. Vale, somos partidistas, pero ¿a qué mujer no le gusta un sexy hombre maduro con acento británico y con la frase adecuada siempre en la boca? Pues eso mismo.

Esta comedia con toques judíos (reconozcamos que desde hace algún tiempo sólo Woody Allen se atrevía con estas cosas exceptuando las comedias gamberras). Cuando ella me encontró cuenta la historia de dos encuentros, o reencuentros. El de la madre con su hija perdida y el de ella con el hombre adecuado justo después de su matrimonio. Es una historia de saltar al vacío de confiar en personas casi desconocidas y enamorarse. Muchos cambios en como tiempo para una profesora que a pesar de ver como su mundo se desmorona consigue encontrar la belleza de cada momento. ¿Nos ponemos cursis? Si, claro, porque como en cada empalagosa historia de amor tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Si, si, soy parcialista. No puedo remediarlo, pero viendo las últimas incursiones en el cine de comedia de algunos de los protagonistas de esta cinta, incluido el señor Firth, e incluso la época en que Broderick aún conservaba un peso corporal en la media razonable, hay que reconocer que tiene cierto mérito. No en vano al optar por el tinte independiente y el tratamiento de tragicomedia tendente a la lagrimilla fácil consigue despertar los instintos de relojes de biológicos abotargados y separados y divorciados resentidos a partes iguales. Innegablemente una propuesta muy digna para el amante de las comedias románticas con un poquito de chicha.


PROS: Colin, We Love You! Y Milder , que sigue siendo muy grande.

CONTRAS: ¿Qué le ha pasado a Matthew Broderick con los años? ¡Si hasta en el cartel parece que le hubiera atropellado un camión.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario