CAMINO

*****

Camino es una película difícil porque en realidad encierra tres historias muy diferentes. La complejidad y la magia de Javier Fesser está muy presente en la visión de la pequeña Camino, una chica que crece feliz siguiendo los pasos de su madre por la delgada línea de lo que considera bueno y malo. Su madre, una sobreprotectora miembro del Opus Dei la ha educado con sus férreos principios deseosa de que haga algo grande en su vida, como a su juicio sucedió con su hija mayor. Su padre tiene otros objetivos en mente para la pequeña Camino, simplemente desea que sea feliz.
Camino es una película muy difícil, de hacer y sobretodo de ver. Es un ataque directo a la sensibilidad de un espectador que, convulso, no puede actuar y reaccionar ante todo lo que sucede en la pantalla. Amparada en los hechos reales que evocaron su magnífico guión y en un plantel de actores que gozan de una coherencia enfermiza se ha convertido en una pequeña obra de arte.

Empecemos por el principio. Camino se inspira en la historia de una niña que enferma gravemente. Su familia pertenece a un movimiento religioso y ven su enfermedad como un designio de Dios. Su evolución acaba siendo considerada como un milagro según muchos y en estos momentos Alexia, la chica en cuestión, se encuentra en proceso de beatificación pudiendo ser la primera niña del Opus que pueda convertirse en santa. Hasta aquí los hechos reales, con esta materia prima Fesser crea una preciosa fábula sobre la ilusión, el amor y la valentía de Camino, una chica que quiere ser una niña a pesar de todo lo que le sucede.

Fesser, el mismo tipo que realizo las aventuras visuales como El Milagro de Petinto o la primera aventura de Mortadelo y Filemón, que homenajeó a Candida tras libros y espacios radiofónicos con películas y que, finalmente, ha hecho la mejor obra del cine español de este siglo (al menos a fecha de hoy). Y lo ha hecho poniéndose serio pero sin renunciar a su visión particularísima de hacer cine, con efectos especiales, magia, aventuras y dobles sentidos que convierten la película en una pieza preciosa con múltiples lecturas y contenidos.

Existe la película de la madre, una desgarradora Carmen Elías, el amor de un padre que permanece incondicional y cómplice, el punto de vista de la iglesia con sus dos sacerdotes y la hermana enfermizo y absorbente, y por supuesto el mundo lleno de amor de Camino que se debate en su amor a Jesús, el divino y el de carne y hueso. Por es Camino es tan rica, porque después de verla no te deja indiferente, es el puñetazo más certero a las conciencias dormidas sin renunciar a hacer buen cine.

Desde luego muy merecida la retahíla de premios.


PROS: Que Fesser no renuncia a ser él mismo.

CONTRAS: La manía persecutoria de los que quieren ver más allá de sus propias interpretaciones.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

4 Opiniones Constructivas :

  1. coincido en muchos puntos con usted! gran peli y eso que, de entrada, me daba mucha pereza verla..

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que glande es el cine6 de febrero de 2009, 18:40

    GUILLERMO Fesser es el de la radio, el libro de candida, etc. JAVIER Fesser es el director de cine. Que mal que un blog de cine cometa semejantes errores. Ni lo voy a seguir leyendo. Enhorabuena, sigue asi.

    ResponderEliminar
  3. A ve' so lerdil, ¿No sabes quien es el productor y guionista de Candida?

    Total, si no vas a volver pa' que me molesto.

    Ea, que Dios reparta suerte y energía (y algo de cordura)..

    ¡JAT, lo tuyo con el cine español es muy heavy!

    ResponderEliminar