EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON

*****

En los 90 el relato corto de F. Scott Fitzgerald que narra la insólita historia de un hombre que nace anciano y con el paso del tiempo va rejuveneciendo tentó al cine. Steven Spielberg tenía todas las papeletas para la adaptación y el papel protagonista sonaba para el guaperas de Tom Cruise. Con el paso del tiempo los ecos de la vida milagrosa de Button tuvieron otros “novios”: Ron Howard y John Travolta estuvieron apunto de hacerla a finales de los noventa e incluso el siempre interesante Spike Jonze fue tentado. Cualquiera de estos proyectos (menos el de Howard y Travolta) tenían una pinta interesante y prometían ser una película bastante diferente a la que en realidad se ha rodado.

Finalmente David Fincher ha llevado a cabo la adaptación eligiendo a Brad Pitt como objeto de estudio en esta cinta que recorre los ochenta y tantos años de vida de Benjamín Button. A priori se le puede reconocer a este director por tener un particular sentido del ritmo y del montaje. Sus cintas no han dejado indiferente a nadie. A pesar de haberse enfrentado con Alien 3 salió bien parado y remontó realizando los ya clásicos Seven, El Club de la Lucha o The Game. A pesar de algún tropiezo como La habitación del Pánico o Zodiac que prometían algo más de lo que finalmente daban la innovación de planos y su alocado movimiento de cámaras no dejaban lugar a duda de que este director que ha mamado de los videoclips toda su vida podía sorprender con cada nuevo proyecto.

El Curioso Caso de Benjamín Button llega a España con otro ingrediente añadido, una retahíla de trece nominaciones a los Oscars que son difíciles de pasar por alto a la hora de valorar la cinta. Lo realmente curioso es que a pesar de una factura de fotografía impecable y una dirección artística de quitarse el sombrero las virtudes de esta prepotente epopeya quedan ahí.

Las cinta, de casi tres horas de duración, posee sólo dos momentos que te hacen recordar que estas ante una película de Fincher: El primer cuento sobre el reloj que avaza hacia atrás, la única meditada metáfora sobre el tiempo que verdaderamente merece la pena de la boca de la protagonista femenina y el relato del accidente de Daisy muchos años después con todas sus piezas y engranajes contado ya por Benjamín. Todo el resto es relleno melodramático con actuaciones que han obnubilado a la crítica con bastante poco mérito real. Un Brad Pitt acartonado, inexpresivo y cuyo único mérito es agrietar la voz sin un objetivo preciso ¿Acaso la voz de anciano era la más adecuada para narrar todo el diario que recoge su vida incluso cuando por fin es joven? , y una Cate Blanchett que resulta en ocasiones tremendamente exasperante, tanto de niña con el cuerpo de Elle Fanning, como de adulta. Incluso el resto de personajes secundarios, desde la madre de Benjamín a su amor ruso, consiguen tener suficientes momentos incomprensibles e irritantes como para perder el interés por una historia que va y viene sin ningún tipo de cadencia.

Y es que a pesar de la lluvia de nominaciones la película naufraga con una estructura irregular, una primera parte tremendamente dilatada, acompañada de un avance lento y tormentoso donde han olvidado dotar al guión de los puntos dramáticos y cómicos necesarios para que aguantase la estocada de la narración que discurre con poco entusiasmo hacia el final de otra vida.

Una decepción de dimensiones tan épicas como su propia duración.



PROS: Los dos momentos donde recuerdas que Fincher está ahí, en algún sitio.

CONTRAS: El descalabre de todos los personajes femeninos menos el de la correcta Julia Ormond que salva el pellejo.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

4 Opiniones Constructivas :

  1. Sorprendente. Eres la primera persona de la blogosfera a la que le veo hacer una crítica tan negativa de la película. Es respetable y hay gustos para todos (a mi si me gustó, no como para sobrevalorarla pero si como un título estimable) pero me sorprende.

    ResponderEliminar
  2. Si es que en la blogsfera dejan escribir a cualquiera (y por cualquiera me refiero a mí).

    Me pareció un petardo bastante estimable. Medité sobre la posibilidad de abandonar la sala a la hora de proyección y al final aguanté estoicamente.

    El espiritu de la sala dividido entr elso que pensaban que "no estaba mal" y los uqe pedían la cabeza "de pitt", aunque yo achaco la decepción a Fincher, un tío que es muy válido y se ha conformado con un drama lacrimógeno la mar de aburridete.

    De hecho voy a hacer tu quiniela de los Oscars así en calentito para no darle ningún premio y sentirme realizada. ¡Qué mala soy!

    ResponderEliminar
  3. sin haberla visto, te voy a hacer caso; y no la pienso ni ver.

    ResponderEliminar
  4. Me pareció pesada. Pero me gustó Cate Blanchett y algunas otras cosas. ¿Te he contado ya que casi me parte en dos un rayo?
    Saludos!

    ResponderEliminar