TRAIDOR

*****

Ha pasado medio año para que finalmente la productora se decidiera a llevar a las salsa de cine Traidor, un thriller de acción sobre una célula terrorista. Tras estos innumerables meses de espera podían haber ideado una campaña de marketing decente para que no fuera un fracaso absoluto o cambiar sabiamente el título para dejar a los incautos que puedan entrar en la sala por error un margen de duda sobre el planteamiento de la cinta en cuestión. Pero no ha sido así.

Traidor es una cinta correctamente rodada y con dosis justas de acción solo que destila ese gusto a deja vú al que nos estamos acostumbrando últimamente. Regusto todavía más intensificado por la fascinante serie Sleeper Cell que se mantiene en las mentes de muchos espectadores americanos (cosa que a los españoles no les sucederá gracias a la tendencia a no traer series buenas o a hacerlo a destiempo) yen la cual interviene también, curiosamente, Saïd Taghmaoui, especializado en papeles de árabe o ¿hispano? (no hay quien entienda a Hollywood).

Samir es un mercenario que acaba en la cárcel tras una intervención en plena venta de armamento. Allí granjea la amistad de un importante activista que lo convierte en uno de sus mejores aliados y tras su huida en su brazo derecho dentro del equipo que dirige y que planea una serie de atentados por toda Europa y América.

La apuesta de la cinta tiene cierto mérito al atreverse a poner en manos de los poco taquilleros Don Cheadle y Guy Pearce todo el peso actoral que obviamente no son un gran catalizador de público pero que realmente convencen en sus interpretaciones de fundamentalista traidor y agente perseguidor respectivamente.

Posiblemente, a pesar del sólido guión, cualquiera conseguirá ver en la historia y sus personajes indicios sospechosos como para hilar el desarrollo de la trama. Y es que atreverse a dar un papel serio a Jeff Daniels es sólo uno de los muchos guiños subversivos de Traidor. Pero el más inquietante es descubrir que su guión está firmado por el director y otro antiguo conocido de los cinéfilos, el polifacético Steve Martin. Esto te puede permitir plantearte si verdaderamente el comentario tercermundista que Guy Pierce acaba soltando sobre la policía española es un chascarrillo cómico entre tanto olimpo de la comedia.

Pero quitando esos anacrónicos detalles hay que reconocer que Traidor cumple perfectamente su afán de entretenimiento pecando de una parte central quizás demasiado dilatada pero bastante contundente. En resumen, un digno pero totalmente tapado estreno.


PROS: Que acepta obediente su papel de correcto thriller americano.

CONTRAS: La trama de manual con poco lugar a la sorpresa.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

1 Opiniones Constructivas :