MENTIRAS Y GORDAS

*****

El cine español goza de una salud envidiable aunque sea haciendo caja con productos como este. Con un plantel de nuevas estrellas surgidas sobretodo de series adolescentes el retorno de Albacete y Menkes ha arrastrado a todos los fans de la ficción española a ver su nueva película aunque sea a costa de explotar tópicos y ofrecer dosis insanas de sexo gratuito, cuerpos desnudos y poca neurona.

Resumir la serie de despropósitos que pueblan Mentiras y Gordas sin destripar las relaciones personales de los protagonistas o las consecuencias de sus actos (por otra parte lógicas) se antoja complicado pero es una labor que hay que intentar.

A está enamorada de B pero B está enamorado de C. Entonces A, B y C se drogan y A se acuesta con B. C se acuesta con D y D no vuelve a aparecer. C se vuelve a drogar y entonces E y F se drogan y se acuestan. F se acuesta con A y B (en algún orden) y se droga… ¿Seguimos con el resto del abecedario o ya hay una idea de la profundidad titánica de este producto.

No sólo es preocupante que la gente acuda de este modo a ver este tipo de películas con calidad escasa mientras hay cientos de películas mucho mejores que protagonizadas por actores de verdad tienen una vida más que limitada en las salas. También me preocupa que nunca más regresen a una sala después de ello.

Albacete y Menkes han rodado la primera película de porno amateur español que se ha colado en las salas vediéndose como un dramón adolescente con tintes de comedia. Hay noticias frescas, que la gente se ría en la sala no quiere decir necesariamente que sea “con la peli” y en la mayoría de los caso será “de la peli”.

Unos directores que siempre han mostrado mucho mimo por la comunidad gay que han conseguido vilipendiar a cualquier homosexual (hombre o mujer) por igual con esta magnificación de rollos adolescentes hasta cotas propias de un exceso de hormonas en sangre.

La sensación de que la nueva generación viene pisando fuerte se disipa un poco cuando observas que la concepción cinematográfica de todos los veinteañeros consiste en una sucesión de drogatas promiscuos que se dedican a gastar el dinero de sus padres en pasarlo bien e ir de fiesta. En esencia el guión (o ausencia de él) es un insulto contra cualquier persona adolescente o joven que sea normal, o al menos que sea capaz de tener raciocinio, en el sentido único de la palabra. A pesar de sus pretensiones de ser un drama realista fracasa estrepitosamente con toda una serie de tópicos inventados y extrapolados de una sociedad, que sin duda no es la española de nuestros días, y huele sospechosamente a toda la corriente noventera de cintas americanas independientes (tipo Diario de un rebelde y demás subproductos que no funcionaron del todo mal) pero sacadas tanto del contexto que lo más cariñoso que se le puede decir es grotesco.

Párrafo a parte merecen los actores, algunos tan metidos en sus papeles que han considerado que no es necesario ni siquiera vocalizar en sus frases y donde la principal virtud consiste en enseñar cachas para ellos y pechos en el caso de ellas.

Posiblemente de las peores películas de la década.


PROS: Que al menos la gente haya superado la urticaria de ver cine español en las salas.

CONTRAS: Que posiblemente después de ver esta vuelvan, con razón, al cine extranjero.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

7 Opiniones Constructivas :

  1. Pues ahí está nuestra flamante y pro-canon ministra de cultura, Ángeles González Sinde, como guionista de este bodriazo con unos tintes a película softcore que tira para atrás.
    Y luego es el P2P el que está matando el "cine español". ¡Manda huevos!
    Un beso Ana.

    ResponderEliminar
  2. Juro solemnemente que he evitado hacer chistes fáciles con la ministra y me ha sido muy complicado. Pero la verad es que daría para un post enterico, oye...

    Un besote en los morros!!

    ResponderEliminar
  3. Por favor... ¡por favor, dime que la has visto descargada!

    Cuán bajo se puede llegar a caer Ana... (y encima me eres infiel con RAGE, GRRRRRL!)

    ResponderEliminar
  4. @Daniel: Mala suerte, la dama ya ha tomado su decisión XD

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo. Me apetecía ver la película porque los directores habían hecho otras buenas películas antes.

    La pena es que despues la gente dice que no le gusta el cine español porque solamente van a ver peliculas como estas.

    ResponderEliminar
  6. Estupenda reseña y reflexión acerca de lo que el cine español está derivando desde hace ya tiempo.
    Y estupendo y muy interesante tu blog. Gracias.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. A mí la película no me parece tan falta. Es más, hasta cierto punto me gusta. Es cierto que muestra una cara de la juventud estrombótica, embobada, adicta a las drogas y el sexo. Sin embargo, me pregunto hasta que punto su retrato tiene cierta relación con la realidad de los jóvenes actuales. Evidentemente, el film exagera para convertirse en un producto comercial que capte al público adolescente, pero considero que este tipo de películas son bastante mejores como un documento de cierta realidad, que films como Django, que tienen un éxito descomunal y son un canto a la violencia sanguinaria. Un cordial saludo

    ResponderEliminar