DESTELLOS DE GENIO

*****

Dicen que todas las grandes mentes fueron locos visionarios. Por eso la fábula que narra Destellos de Genio no debería asombrarnos porque de la más insignificante idea puede nacer el invento más útil. Greg Kinnear se mete en la piel de Robert Kearns, un modesto profesor universitario que consiguió, no sólo revolucionar la industria del automóvil en Estados Unidos con un invento de primera línea, si no además embarcarse en una titánica cruzada con las multinacionales automovilísticas para que reconocieran su participación en el mismo que acabó en una obsesión personal.

Tras robar su diseño descaradamente y violar la patente el pequeño profesor en plena crisis personal decide no dejarse ningunear por una de las industrias más importantes de Detroit. Y os preguntaréis qué inventó este desconocido caballero. Sencillo, los limpiaparabrisas automáticos con diferentes velocidades. Listo, ¿no?

Marc Abraham debuta con una obra sencilla, sin mucha complicación y centrada en una de esas luchas que merece la pena ser contada. Siempre hay algo atractivo en las historias de superación personal, de luchas de David contra Goliat y de personajes que son pequeños pero se acaban haciendo muy grandes. Pero como en todas las ocasiones en que se lleva a la pantalla una historia real de nuevo pesa sobre el resultado la capacidad del espectador para la poca sorpresa (y no desvelaremos el resultado del litigio por si algún incauto lo desconoce) puede ser un lastre demasiado pesado. Y es que es cierto que el suspense o la intriga se reducen en exceso por lo que la idea de dar mayor protagonismo al juicio y a la vida personal del excéntrico profesor es un acierto para mantener intacto el ritmo cinematográfico de la película.

Feliz reencuentro con muchos secundarios competentes como Lauren Graham, Alan Alda o Dermot Mulroney y sobre todo la labor del siempre desapercibido Kinnear consiguen que la película consiga cumplir con las expectativas puestas en ella, modesta pero efectiva.


PROS: La anécdota de la botella de champán, autentico germen de la genialidad.

CONTRAS: El lastre del desenlace lógico.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario