AMERICAN PLAY BOY

*****

American Play Boy es una decadente tragicomendia que naufraga en la peor de las plazas. En primer lugar por el terrible favor que le hace su alegre cartel y su trailer que explota un punto cómico que es casi inexistente y en segundo lugar por sus muchas referencias a clásicos del cine de “chuleo” variado desde Desayuno con Diamantes hasta American Gigoló.

Nikky (Ashton Kutcher) es un chico guapote, sin oficio ni beneficio llegó a Los Angeles con el afán de quedarse y su plan consiste en vivir descaradamente de las mujeres aunque su afán conquistador le llegue a jugar malas pasadas. De ese modo cuando parece que su vida a corto plazo está resuelta gracias a la aparición de Anne Heche, una abogada de éxito que vive en una lujosa mansión, se encapricha de una joven camarera que casualmente comparte su mismo “oficio”.

Lo curioso de la propuesta es que el señor Kutcher está asqueado de que le acusen de protagonizar sólo comedias de tres al cuarto. Por eso el ahora marido de Demi Moore se decidió a producir esta crepuscular historia para reservarse un papel que permitiera lucirse como actor aunque en realidad lo único que acaba luciendo es palmito (no quitemos mérito a sus abdominales generosamente mostradas).

La película es predecible, algo lenta y muy pesada en algunos de sus tramos. Kutcher tiene un papel que le viene grande y no desprende ni el descaro ni el encanto para que Nikky llegue a conquistar al espectador que se hunde en un tedio que acompaña a un guión algo tendencioso y predecible (incluso cuando pretende dar giros inesperados) que se estanca en la propia crítica siendo pretenciosa y tan poco interesante como la sociedad Hollywoodiense que pretende criticar.

La película con etiqueta de “para todos los públicos” es una propuesta caduca que no interesará a los amantes de las locas comedias adolescentes de Ashton y que no marcará, ni mucho menos, un antes y un después en su carrera. Puede que este toque de atención a sí mismo le permita rectificar y buscar caminos más sencillos para demostrar una valía en el campo menos gesticulante e histérico de la profesión aunque si a Jim Carrey le fue bien a este Dios Griego con cuerpo perfecto podría funcionarle igualmente. ¡Una pena que no nos conformemos con lo que tenemos!


PROS: El recital de abdominales y torsos.

CONTRAS: El principal su promoción confusa que ocasionará algún problemilla para sus espectadores despistados. Y para continuar al poca entidad de guión, personajes e incluso actores.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Mira, sólo he leído tu primera frase... ¿decente tragicomedia? ¡Tú esta peli la has ido a ver por lo que la has ido a ver, no disimules! Anda y que si la llega a protagonizar Michael Keaton en vez de Aston Kutcher la ibas a ver... ¡ni por trabajo!

    Venga, un besote, tú sabes que en el fondo son celos porque no me miras como Kutcher... snif!

    ResponderEliminar
  2. DECADENTE!!! HE DICHO DECADENTE!!!

    Por Dios Dani, no puedes pensar tan mal de mí.

    PD. Ya sabes que a tí te quiero más que al Kutcher este. Que con él si no eres cincuentona no tienes posibilidades XD

    ResponderEliminar