Ahí va el Diablo

Hay muchas formas de comenzar una estancia en un Festival de Cine Fantástico. Una de ellas es ver amanecer con una película mejicana que a priori no era una de nuestras favoritas. La sorpresa llegó cuando a escasos días de nuestro encuentro cinéfilo descubrimos que el Festival de Austin la nombra la mejor película de año. En ese momento nuestra crisis de fe desaparece sutilmente, se desvanece un poco olvidando momentáneamente que las ocho y media de la mañana son horas como para elegir un film muy bueno o entretenido ante la posibilidad de hacer la mayor y más placentera siesta prealmuerzo.

Pues bien. La película se convirtió en una forma de violar todas las normas de la lógica fílmica cual ejercicio académico de escuela que se precie, con sus zoom digitales, sus momentos de tensión impostados y sus giros tópicos de manual. 

Ahí viene el Diablo comienza con masacres lesbicas y se aclimata en un conformismo inexplicable pero previsible enseguida. Una familia sale de excursión con sus dos niños que acaban incomprensiblemente perdidos en un risco en medio de ningún sitio pero sospechosamente cerca de su hogar (¿?). Tras pasar la noche fuera provocando la angustia de sus progenitores. Desde ahí la cosa torna en una suerte de película alternativa de posesiones infantiles porque como todo el mundo sabe poner a un niño de por medio da "más cague" y no en vano esto no deja de ser una propuesta de terror.

Nos resulta curioso que Adrián García Bogliano haya firmado una cinta más propia de un debutante que de un tío que lleva haciendo cine de terror desde 2004. De hecho a pesar de no haberla visto su anterior obra, Penumbra, obtuvo muy buenas críticas y fue uno de los elementos de peso para que los presentes decidieran asistir a esta mañanera proyección. Nosotros tendríamos aún otra cita con él en al insalvable The ABC of Death en la que firmó el apocalíptico segmento B de Bigfoot.

Para no perderse las actuaciones de niños y adultos, los contados efectos especiales y algún que otro plano que es de órdago. Si pudiéramos haber encuadrado esta joya en la sección de humor quizás hubiera arañado un poco más de nota pero por desgracia la cosa se queda en un rotundo suspenso sin posibilidad de recuperación en septiembre.


Lo Mejor: El croissant pre proyección

Lo Peor: No tener sueño suficiente para haber dado una buena cabezadita.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén Pacheco

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. Ese 'Lo peor' se va a repetir mucho me parece a mí...
    No sabía que la B de Bigfoot sin Bigfoot era suya.

    ResponderEliminar