Todo es silencio

Película: Todo es silencio
Director: José Luis Cuerda
Intérpretes: Quim Gutiérrez, Miguel Ángel Silvestre, Celia Freijeiro, Juan Diego, Luis Zahera, Chete Lera.
Proyección: Paz
Afluencia: 93 personas
Valoración: 3

La película comienza con un naufragio y la mercancía son ataúdes y contemplamos a los tres niños que luego veremos mayores veinte años después. Y esta obra es un naufragio en lo que poco se puede salvar. Y eso que el capitán, mi tocayo Cuerda, hasta la fecha ha llevado obras interesantes a buen puerto como "El bosque animado", "Amanece que no es poco" o "Así en la tierra como en el cielo". Dirige un film basado en la novela con el mismo título de Manuel Rivas del que rodó también la exitosa "La lengua de las mariposas" y el gallego escribe el guión. Se compone de dos partes en que aparece la evolución de los niños que son testigos el auge del contrabando de tabaco y la segunda parte en que lo ilegal se hace más complejo pues ahora el narcotráfico campa a sus anchas y cómo se situan ante esta lacra los tres protagonistas. Se mezclan varios planos como un aire de realismo mágico (La escena de los ataúdes, las naranjas, la escuela abandonada), una historia triangular (los dos chicos luchando por ella) la ley del silencio ante los desmanes delictivos del caciquismo, poesía que se debe al poema que sirve de título al film. Pero poco hay creíble pues no se decanta el director por algún aspecto y crea confusión por no saber a qué atenerse un espectador.

Para colmo los actores que deben llevar el peso están horrorosos, especialmente Miguel Ángel Silvestre, cuya carrera en el celuloide no acaba de arrancar tras su éxito televisivo que deriva al fenómeno fan y a las revistas de cotilleo. Menos mal que están Chete Lera y Luis Zahera, proveniente éste de la cantera inagotable que es "Mareas vivas". Y Juan Diego pone su magisterio al servicio de un personaje curioso, bastante reconocible como es el cacique que practica un despotismo ilustrado (dice frases en latín, dona la megafonía para la iglesia del lugar, hace imperar el silencio en esas actividades, da monedas a los chicos por sus tareas). Lo que pasa es que está desdibujado por ese andar por tierra de nadie la película y escoger personajes que tienen muy poco que decir, por desgracia. Una reflexión curiosa es ver como la evolución de los tiempos hace que los secundarios se emborrachen con el dinero conseguido y se vuelvan cada vez más violentos y ambiciosos. Un dislate grave, con ciertos aires a Garci, es un encuentro que transcurre en la cantina a finales de los sesenta y se habla de John Wayne como fallecido. Y no era así aunque su carrera ya estaba dando sus últimas bocanadas. No es de extrañar que fuese acogido el estreno en la Seminci de Valladolid con bastante frialdad. Y encima el ritmo es pesado. Una obra fallida y aquí no hay realismo mágico que lo salve.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén Pacheco

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

0 Opiniones Constructivas :

Publicar un comentario