The morning show, el lado oscuro de la tele

 Voy a hacer una confesión, la idea de entrar en una nueva plataforma digital ha hecho que muchas de las grandes perlas de este año me hayan pasado desapercibidas. Me refiero a Apple Tv que tiene, sin duda, a priori, el mejor elenco de actores, directores y productores de todos los canales que hay ahora mismo pero , seamos sinceros, tenemos plataformas por encima de nuestras posibilidades así que hemos decidido aplicar el sistema e rotación de suscripciones y, por fin, hemos hincado el diente a cosas como Servant y perlas como The Morning Show que es, posiblemente, la mejor serie que haya visto en los últimos años.


Hablar de temas periodísticos es mi debilidad. desde el punto de vista curricular empatizo mucho con esos pobres productores y todos los seres que están detrás de un programa, ya sea de radio o de tele para conseguir que todo salga como debe.  Cualquier cosa del engranaje de una cadena me parece un mundo de ciencia ficción más incluso que ir al espacio. Los intereses, el poder y la cantidad de dinero que se mueven en los canales nacionales en Estados Unidos es algo que siempre me ha fascinado. Por eso al leer el argumento de The Moring Show me intrigó un poco. Lo primero que me llamó la atención es cómo tal cantidad de actores de renombre habían acabado cayendo en el mismo proyecto e incluso cómo era posible que alguno de ellos se atreviera con papales tan "cuestionables" sobre el papel pero una vez empiezas a ver la serie descubres que pese a su arranque convencional la cosa va mejorando por momentos y que cualquiera en su sano juicio al tener esa perla de guión tendría que decir que si al papel que le ofrezcan, ya sea el más agradecido como el más secundario porque todos y cada uno de ellos son una maravilla.

The Morning Show es un programa despertador de esos que triunfan en Estados Unidos. Suelen presentarlo parejas con uan larga trayectoria y que simpatizan con la audiencia con la dosis perfecta de información y trivialidad. No estamos acostumbrados a este género en este país porque normalmente nos puede el cotilleo salpicado con tintes de realidad pero los americanos engloban estos productos dentro de su sección de informativos y esas caras son las que despiertan un país entero. Y también su existencia está bajo el foco mediático. En este caso el punto de partida es muy potente, su presentador estrella Mitch Kessler (Steve Carell) ha sido acusado de acoso en el trabajo y despedido por la cadena. Sus compañeros de trabajo siguen adelante con el programa donde hay muchas cosas que no encajan, con un ambiente enrarecido, con muchos intereses de pro medio y una gran pregunta ¿Quién los sabía? ¿Se hizo algo para evitarlo? 

En esta encrucijada y casi por azar a parece en escena Bradley Jackson (Resse Witherspoon) que se ve metida de lleno en esta trama de Mee too que no sólo habla de acoso, habla de poder, de encubrimiento, de intereses... El otro plato fuerte es la compañera de programa interpretada por Jennifer Aniston que está sobresaliente, increíble, suprema. Nunca en la vida pensé que me quedaría corta para alabar su labor en un papel tan complejo y complicado, como todos los que hay en la serie. Porque la maravilla de The Morning Show es que ni el hombre del tiempo es plano, todos y cada uno de los personajes que pasean por la pantalla tienen una historia brutal que merece ser contada y explicada en mayor o menor grado y consiguen su parte de protagonismo sin grandes alardes. 

Totalmente fan del personaje del productor del show encarnado visceralmente con uan mezcla de ternura y mala leche por Mark Duplass, un personaje odiable a ratos y entendible en cada acción que resulta simpático, agradable, y totalmente empático con todas las situaciones que se le cruzan, un superviviente como muy pocas veces se ha retratado en la pantalla. 

Pero más allá de los diálogos rápidos y en ocasiones un poco redichos, las actuaciones arriesgadas pero increíbles (lo de Steve Carell es de quitarse el sombrero) lo que realmente es maravilloso es la capacidad de mantenerse en la gama de grises. Los "buenos" no son tan buenos y los "malos" no son tan terribles. Los matices importan, las situaciones personales importan, cada acto y omisión importa... 

He disfrutado de cada uno de los 10 capítulos de la serie (aunque estén grabando una segunda temporada que no tenga razón de ser porque es simplemente autoconclusiva y redonda tal y como está). Me ha dejado impactada , incluso con cosas obvias de su guión o acontecimientos que sabes que van a pasar, por su forma de narrarlo. He odiado al personaje de Jackson hasta el último minuto y he amado a Chip hasta el final, he perdonado a Mitch y condenado a personajes femeninos sólo por pequeñas acciones totalmente humanas, sí, yo, la feminista, pero lo consiguen. Me he involucrado,  me ha importado lo que me contaban y cómo lo contaban. Me he reído, me he asombrado e incluso me he emocionado. He sufrido pensando que acababan las 10 horas de duración y no me ha molestado en ningún momento alargar planos para el lucimiento de Jennifer Aniston o que algún personaje se pasara de impostado. ¡Me daba lo mismo porque lo he disfrutado muchísimo!

La gente critica las limitaciones y los errores de la puesta en escena de The Morning Show pero donde algunos ven actuaciones mediocres yo veo alardes de contención y matices magníficos. Donde algunos se quedan en una trama previsible yo veo una línea constante de critica a la cultura del silencio, donde los demás se posicionan yo me siento incapaz de tomar partido y eso hace que me emocione aún más. 

Me arrepiento de no haber dado una oportunidad a Apple Tv antes porque realmente sólo con esta serie ya ha merecido la pena pagar la cuota. ¡Una maravilla!

The morning show, el lado oscuro de la tele The morning show, el lado oscuro de la tele Reviewed by Ana Belén Pacheco on octubre 02, 2020 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.