DE CINES FANTASMA: EL CARLOS III

Hace unas semanas fui a ver la Exposición Bodies aquí en Madrid. Las indicaciones para llegar al recinto donde se celebraba la muestra me resultaron altamente confusas: Pasadizo comercial de Colón. Plaza Colón 5.

Y una que es cabezona empezó a pensar… Pasadizo comercial es debajo de la tierra y debajo de la tierra en Colón sólo está el centro Cultural de la Villa, conocido ahora como centro Cultural Fernando Fernán Gómez, amos, digo yo.

El Google Maps no me dejó las cosas mucho más claras así que decidí colocarme allí in situ para ver donde puñetas estaba la dichosa exposición.

Cual fue mi sorpresa al encontrar el cartel de la muestra en la puerta del antiguo Cine Carlos III. Uno de esos cines de racio abolengo que vio como su utilidad como teatro estaba desfasada y supo convertirse en una sala de cine de esas que tanto gustaban, con sus butacas de terciopelo incómodas y su anfiteatro innecesario y con visibilidad dudosa. Tenía 1.500 localidades y había acogido funciones teatrales, sesiones cinematográficas, conciertos musicales e incluso concursos de poesía y tango presentados por el legendario Bobby Deglané en 1941 cuando se llamaba Coliseo Pardiñas.

El 26 de febrero de 1952 con la proyección de la película Casbah, abría sus puertas el Cine Carlos III.
Fue esa su función por más de 25 años que permaneció alquilado el recinto como cine antes de echar el cierre sin posibilidad de reapertura por la ley de protección de edificios históricos que hacen que siga allí,con la forma de un cine pero con utilidad inexistente.
Uno de esos cines que se llenaba de señoras mayores los fines de semana con peinados imposibles y cardados de peluquería que impedían ver la pantalla y atufaban con perfumes el día del espectador ocupando más asientos de los debidos con sus pieles con olor a naftalina. Era un cine de barrio rico. Pero finalmente, como el resto de los de la zona cerró. Y nunca más se supo.

La última película que vi allí fue, si mi frágil memoria no falla, Segunda Piel, con Mollá y Bardem, cuando ver una peli de Bardem no estaba tan bien visto como ahora. Y desde aquel día, Chop, desapareció, ni recordaba que fuera una entrada con pasaje comercial similar al Palacio de la Prensa, ni siquiera me acordaba de los ricos adornos del anfiteatro superior hasta que llegado a un punto en la exposición justo donde estaba aún la pantalla blanca me di la vuelta y lo vi, por encima de los expositores con cadáveres estaban los restos, en este caso menos humanos y más divinos del cine, con las butacas superiores asomando entre los labrados en madera decorados con falso oro. Entonces pensé si debajo de aquellos andamios que sonaban a hueco aún estarían las butacas, esperando en un letargo que alguien encontrara una utilidad a un edificio tan antiguo y con tanta historia y que volverían a estar acompañadas de su polvo cuando la exposición cierre a mediados de este mes…

Son esas reflexiones que sólo un cinéfilo puede hacerse mientras el resto seguían arrastrando sus audioguías comprendiendo la inmensidad del cuerpo humano.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

9 Opiniones Constructivas :

  1. Pero... ¿y la exposición morbosa? ¿No merece ningún comentario?

    ResponderEliminar
  2. Pues yo la vi en Barcelona y me pareció ESPECTACULAR! Me llevé de recuerdo una taza con la que tomo café todos los días! XD
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ando intentando convencer a unos amigos para ir a verla este fin de. Me han gustado mucho tus reflexiones cinéfilas, no conocía la historia del teatro. A ver si con eso logro convencerlos jeje…
    Aunque nunca había escrito aquí suelo visitar este blog a menudo desde que lo descubrí hace poco, me parece un gran blog, muy interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ei Vivian, yo también sé quien eres, es decir, virtualmente hablando.

    Es un placer que te hayas animado a comentar, se agradece ver que a "algún insensato" le interesa el tema.

    Te aconsejo la exposición es bastante impresionante. La pena es que hayáis esperado al fin de semana u os podía haber dado algunas pistas para tener descuento que, con lo que vale, se agradece bastante. Si vas ya me dirás qué te pareció.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues ya me hubiera gustado contar con tu ayuda para lo de las entradas, que el fin de semana cultural, entre museos y comidas nos ha salido por un pico jeje… La de “Bodies” me gustó mucho, me pareció muy original y didáctica, pero me la esperaba más gore después de todo lo que había escuchado. Aprovecho para recomendarte las de Chaplin y Mucha de Caixa Forum, una maravilla, y además, “son gratis” jeje.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que os gustara, me han dicho que estuvo bastante llena el fin de semana.

    Las otras expos ya las ví, aunque volveré en un par de semanas a llevar a unas visitas y de paso con el cuadernito para escribir algo decente que tengo últimamente memoria de pez.

    La próxima vez que tengáis una escapada informa y te doy algunos trucos o incluso valecitos descuento que te hacen ahorrar unas pelillas muy majas.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encantó, fui a verla hace ya una semana y flipé, sobre todo por ver como somos "por dentro" y para ver esos negros pulmomens del fumador...

    Por cierto, del cine que hablas yo guardo un grato recuerdo de mi infancia, allí me llevó mi padre a ver "Alicia en el País de las Maravillas" de Disney, peli que me parece un coñazo supino, pero que con 4 años me pareció la rehostia...

    Joder, hace siglos que no entro por tu blog, y estoy (como tu dices) Ojiplático (que grande lo de medieval pie) leyendo todo lo que pones...

    Besitos

    ResponderEliminar