FUNNY GAMES US

*****

Confieso que vi Funny Games, la autentica, la de verdad, la que no adorna su título con un US al final hace ya diez años y no la había revisado desde entonces. Así que recordaba vagamente las sensaciones y el escalofrío de la inquietud ante la fría violencia que desfilaba en la pantalla.

Una apacible familia de clase alta va a la casa de veraneo, allí dos jóvenes inquietantes aparecen en su hogar reteniéndoles en una serie de macabros y violentos juegos que generarán una espiral de tensión y violencia. Una violencia palpable, violenta y sin sentido que se desarrolla fuera de plano pero se siente gore, real y más inquietante que si de hubiera visto en pantalla explotando un plano detalle.

Por eso ver la revisión es casi como volver a descubrir la película de nuevo, esencialmente porque Haneke, consciente de que los americanos tienen alergia a películas hechas en el extranjero, ha decidido rehacer plano por plano toda la cinta original. Y digo bien plano por plano porque salvo sutilezas de tipo tecnológico la cinta es exactamente igual a la original en cada inquietante secuencia, en todos los diálogos e incluso en la banda sonora, casi inexistente que emplea. Por tanto para aquel que se acerque a la película por primera vez será un visionado ligeramente agradable aunque considerablemente calculado, y eso se nota. Y los que la vieron en su momento tendrán esa extraña sensación de recordar las escenas según se van sucediendo con flashbacks de la versión alemana incuestionablemente más personal que esta americana.


Si los americanos en la fiebre de remakes se atreven a hacer copias de todo y el Copy Paste es alarmante lo que no es tan habitual es que el director de la primera sea el encargado de revisarla, y más aún por decisión propia, pero que además renuncie a mejorar nada de su obra. Si las películas japonesas optaban por meter personajes nacionales incluso respetando que viajaran por surrealistas motivos a la cuna de la cultura milenaria para enfrentarse con los “monstruos de pelo en la cara” Haneke no introduce cambios en absoluto para limar nada.

Este es un caso muy especial que podría reabrir la polémica sobre la fiebre de reconstruir las películas para gusto y disfrute de un público mayoritariamente más preocupado de los nombres que adornan el título en los carteles promocionales que del contenido o el mensaje que lancen las películas que sigue sin comprender que una correcta distribución y una educación del espectador conseguiría que películas de proyección internacional no necesitaran ser rehechas enteramente para poder ser estrenadas en las salas si ya eran buenas en sus versiones originales.


Por eso este remake es algo diferente a los anteriores a la vez que inquietante. El resultado no es una mala película pero sí innecesaria. Malgastar millones de dólares para que el americano medio pueda ver a actores conocidos reiterpretando una película que es su concepción era perfecta es tan preocupante como la insensibilidad que denuncia la cinta. Sobretodo porque para el amante del cine la presencia de esos actores reconocidos y respetados quitan credibilidad a un discurso que podía ser impecable.

Por eso y crípticamente habría que dar unas instrucciones muy marcadas:

Si has visto la original (sobretodo recientemente) no pierdas un minuto con la versión americana.
Si la tienes atrasada y quieres recordarla puedes ver la americana (aunque posiblemente a mitad de película te arrepientas).

Si no la has visto y no tienes un fetichismo especial por Naomi Watts repesca la versión del 97.

Si eres un cinéfilo empedernido y sin prejuicios con los subtítulos verla en alemán es una autentica gozada, descúbrela como nació y no cómo renace ahora.
Si te gustan los juegos de las siete diferencias hazte una sesión doble.

Por eso y porque hay que ser justos con un apelícula que está en cartel con un público que la desconoce merecedora sería en otras condiciones de sus tres estrellas , ahora, cada cual que haga lo que quiera.



PROS: Que es calcada plano a plano de la original.

CONTRAS: Que es calcada plano a plano de la original. Y Michael Pitt con bastante menos encanto que su antecesor.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

5 Opiniones Constructivas :

  1. Y mi pregunta es... ¿si ya sabías que era calcada a la original (que lo sabías, que lo se yo), te has gastado igual 7 euracos?
    Dime al menos que has ido de gorra.

    ResponderEliminar
  2. La película se estrena el próximo viernes. ¿Responde eso a tu pregunta?

    ResponderEliminar
  3. XDDDD es que no sé yo hasta qué punto funcionará esta peli en taquilla estando tan "disponible"....

    ResponderEliminar
  4. Quitando la cuestión de la entrada, a grandes rasgos estoy de acuerdo contigo. Lo único, quizás por buscarle una justificación a la película (aparte de los $) es acercar la historia al público USA, a quien -en cierto modo- la historia le es más cercana, cosas de tener pasado western.
    Otra cosa es el resultado en la taquilla norteamericana que ha sido más que discreta.

    ResponderEliminar
  5. Yo me enteré de la existencia de la versión austriaca gracias a que vi la americana (casi por accidente) así que acercar al público lo acerca... Si no es muy fácil que nunca supiera de su existencia...

    ResponderEliminar