BIENVENIDOS AL NORTE

*****

Hay muchos motivos que hacen que Bienvenidos al norte sea un fracaso en España. Pongamos un ejemplo. ¿Qué interés puede tener un francés en ver cómo un tipo de, pongamos Cádiz, sea trasladado a Galicia? El pobre hombre deprimido por lo serios que son los Gallegos, y además en un pueblo de las montañas, con lluvia todo el año, hablando en dialecto, lejos de casa … Analicemos lo que harían los traductores ante una cinta de estas características. ¿Cómo traducirían la gracia de los chistes andaluces? ¿Cómo reflejarían el deje del Galleguito? ¿Cuántas muletillas y tópicos tendría que dejar pasar por alto?

Básicamente es este el problema de Bienvenidos al norte, una comedia francesa sobre las diferencias culturales y las barreras de los prejuicios regionalistas. Por eso mientras su visionado en francés tiene mucha gracia cualquier tipo de traducción ya sea por subtítulos o por doblaje consigue descaifenar los tópicos.

Phillippe Abrams, simpático colega postal, es director de oficina. Su mujer está obsesionada por conseguir que les destinen a la Costa Azul, para tomar mucho el sol y no dar ni palo al agua con un precioso bronceado perpetuo. Cansado del enchufismo recurre a una treta que le acaba colocando directamente en la lista de traslados por sanción disciplinaria a un recóndito pueblo casi en la frontera con Bélgica. Allí sus habitantes, denominados Ch’tis, que además cacarean, que no hablan en ch'tmi. El pobre hombre llega esperando encontrar una panda de salvajes alcohólicos, agresivos, groseros y paletos, pero para su sorpresa no va a ser tan malo.

Llegados a este punto hay que reconocer que la cinta es divertida, simpática y certera. Usa con mucho tino un guión plagado de tópicos fácilmente reconocible se identificables y se apoya en unas interpretaciones ciertamente acertadas. Impecable es el trabajo de Dany Boon como actor en su entrañable recreación del Ch’ti estándar pero sobretodo como director guiando a través de una hora y media de genuina sinceridad cinematográfica sin artificios y con extremadamente buen humor.

Pero también hay que reconocer que todas estas virtudes desaparecen si no eres galo (donde casi desbanca a Titanic del podium taquillero), o belga, los dos países que mejor taquilla obtuvieron, seguidos incomprensiblemente de Alemania. La mejor opción es arriesgarse con la versión original. El disfrute será directamente proporcional a ser capaz de seguir los diálogos por los conocimientos de la lengua de origen. Para aquellos enteradillos que chapurreen francés sepan que pueden acabar bastante deprimidos por el agotador intento de comprender las rápidas bromas y los chistes locales en dialecto. Así que como mal menor siempre se puede recurrir al subtítulo. Eso sí, les ruego eviten acercarse a al versión doblada.

Para los más excepticos, aquellos que al ver que la cinta no es ni remótamente americana, ¡Qué no cunda el pánico! Will Smith ha decidido producir su versión americana con el inquietante nombre de Welcome To The Sticks con Steve Carrell como posible protagonista y distribuida por la Warner.


PROS: La simpática visión de Dany Boon, no en vano es un mito en su país.

CONTRAS: Que no seamos todos franceses para poder disfrutarla al 100%
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

2 Opiniones Constructivas :

  1. A mí me defraudó bastante, será por desconocimiento del francés (yo es que no lo hago).
    En serio, me esperaba más, aunque si aquí pones a un andaluz y a un gallego, en Francia tampoco se reirían mucho.

    ResponderEliminar
  2. Perdone que le corrija, pero referirse al Gallego como un "dialecto" carece de rigor filológico y puede ofender a sus hablantes. Es, desde todos los puntos de vista, un idioma diferente tanto del Español como del Portugués.

    Ahora bien, lo que sí es un dialecto (del Español, y entre muchos otros) es la variedad de Español que se halla en contacto con una lengua cooficial, de modo que se puede hablar del "Español de Galicia", en este caso, como una variedad dialectal del Español cuya diferencia estriba precisamente en la influencia del otro idioma hablado en esa Comunidad Autónoma.

    ResponderEliminar