EXPEDIENTE 39

*****

Hay actrices que simplemente no son las adecuadas para un papel determinado. Bien es cierto que es habitual llevarse gratas sorpresas sobre como algunas de ellas encajan perfectamente contra todo pronóstico como “reinas del grito” como fue el caso de Nicole Kidman en Los Otros pero por norma general hay mujeres cuya capacidad de ser asustadas o asustar no está en sus genes como en la compañera de la antes citada actriz en Cold Mountain, la pizpireta Bridget Jones, Renée Zellweger pertenece a este nutrido grupo de actrices que exceptuando algún papel concreto no parecen encajar en ningún estilo determinado. En su caso puede que sea su voz de pito y sus continuos devaneos con la comedia de calidad cuestionable lo que la colocan en una postura delicada en cuanto a ingresos de taquilla y, secundariamente, por lo que su nombre adornando un cartel de una cinta de terror resultaba sospechoso.

Y efectivamente la pobre se pierde en esta suerte de thiller de misterios con niños inquietantes. El subgénero de niños endemoniados siempre ha sido uno de los favoritos del cinéfilo medio desde su gestación (La semilla del Diablo) a su más tierna infancia (La Profecía por citar alguno) y por desgracia el Expediente 39 no llega ni de lejos a resultar interesante en comparación con otros productos semejantes.

Emily Jenkins es una trabajadora social que recibe en su apretada agenda de trabajo un caso más, el número 39 que le lleva a conocer a una inquietante familia que parece maltratar a su única hija. Ella es retraída, pero pronto le confiesa que su familia la quiere matar así que la pobre mujer decide intervenir de forma rotunda y acaba con la “criaturita” en casa pero pronto descubrirá que la idea inicial de sus padres no era tan mala después de todo.

La cinta carece de entidad, sus personajes erráticos hacen perfecto juego con su guión inexistente e incluso Bradley Cooper (con lo bien que me cae este chico) está perdido en la inmensidad de la inexperiencia de su director novato.


PROS: Su colaboración a reciclar las películas de sobremesa de Antena 3.

CONTRAS: 110 minutos de los 111 que dura.
Share on Google Plus

Sobre mi Ana Belén

Soy periodista y especialista en cine y cultura, además de otras múltiples disciplinas de la era digital. Además intentamos que este sea un hogar de frikismo y diversión, si quieres puedes localizarme en contacto@elladoocurodelceluloide.com.

5 Opiniones Constructivas :

  1. Lamentablemen Renee está encasillada como actriz cómica

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo más bien diría "lamentablemente Renée" y punto, jejejje...

    Es que es una peli muy sosainas. Esta noche me invitan a "San Valentin Sangriento 3D", a ver qué tal...

    Un besín.

    ResponderEliminar
  3. Renée Zellweger es lo único realmente terrorífico de la peli, a la pobre se le está cayendo la carica.

    A la niña se le acaba cogiendo cariño, son travesuras, está en la edad, jeje. La escena en la que pone de vuelta y media al psicólogo es genial y si que llega a inquietar, lo del horno tiene su aquel, lo demás para olvidar.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Y realmente pueden dejar ma a la película, aunque esta sea de buen argumento y la dejen por los suelos. Hay que tener mucho cuidado con el reparto.

    ResponderEliminar
  5. Venga chicos, cojamos todos nuestra hazada, nuestros rastrillos y acudamos a su casa a lincharla como Dios manda...

    ResponderEliminar